¿Pensaste que toda tailandesa es de vida alegre? Lo siento, te equivocaste

Siento decirte que si pensaste que has ligado en esta discoteca no es porque fueses guapo. Es porque en este local sólo hay putas. Sólo que son putas de las que has de ligarte, claro.

Nunca olvidaré una de las mejores anécdotas que una amiga me contó una tarde en Bangkok. Una amiga tailandesa, por supuesto. Conocedora del mundo y con su pasaporte desvirgado en Europa y posteriormente cargado de visados asiáticos. Una muchacha de clase alta que se tiró a la piscina cuando le propusieron estudiar un máster en Pekín. El problema es que esa piscina no estaba llena de agua. Esa piscina era más bien como la pista de baile de un espectáculo de cabaret con cientos de tipos babeando por la tipa que se tiraba del escenario.

Pekín no le gustó. China tampoco. Pero jamás criticó la contaminación de Pekín. Tampoco sus dificultades para moverte por la capital china. Lo que pudo con sus nervios fueron los chinos. Y no me refiero a la población china. Me refiero a los chinos en masculino. Al hombre chino, vamos.

-¿No fuiste a Mix? -le pregunté acerca de una de las discotecas míticas de Pekín.
-Odio ese lugar -refunfuñó mi amiga.
-¿Por qué? Si es de lo mejorcito.
-No me gusta que me traten como a una pizza.

¿Cómo si fuese una pizza? Imaginen mi perplejidad. Pues la metáfora tiene su sentido. En China ya hace unas cuantas décadas que el Gobierno sólo permite tener un hijo. Cuando se impuso esta obligación, todas las parejas chinas se volvieron locas y optaron por lo que era la única opción razonable: tener un hijo varón.

En China lo del primogénito cuenta más que en la Europa de Carlos III y compañía. En China -igual que en Tailandia- no existe la seguridad social. No hay pensiones para la gente mayor. Ni ayudas por complicaciones médicas. Por no haber, ni siquiera la sanidad es gratuita. Es por ello que se asume con total naturalidad que los hijos han de acabar manteniendo a los padres cuando éstos sean mayores.

En la zona rural más pobre de Tailandia no hay problema si en lugar de hijos una pareja tiene hijas. El país está tan mancillado ya que demasiadas familias -desgraciadamente demasiadas- asumen que tener una hija puede ser muy rentable si se casa con uno de esos gordos anglófonos o con uno de los desagradables sexagenarios que recorren el país en busca de jovencitas. Pero en la China rural no. Si la pareja tiene una hija sólo les queda casarla y esperar que el nuevo marido acceda a mantenerlos. Si tienen un hijo, en cambio, pueden esperar que el retoño trabaje cuando sea mayor y les ayude en la vejez.

Lo que no tuvieron en cuenta estas familias es que eso iba a dejar a los pobres hijos de Mao en desventaja. Empezaron a haber nacimientos en masa de varones y a desaparecer las niñas de los libros de familia. Las cifras que se manejan ahora es que hay una desproporción con más de cuarenta millones de hombres de más en comparación con el número de féminas. Eso es la población de toda España. Imaginen todo nuestro país lleno de hombres.

La discoteca china de marras.

Es mucho chino para tan poca china. Y encima los hijos de Mao no se acercan a las occidentales. Sea por falta de autoestima en algunos casos o por diferencias culturales, se mantienen al margen. Por eso, cuando ven a una tailandesa se vuelven locos.

En China pasa como en España o Europa. El ciudadano raso se piensa que Tailandia es un país de putas. Que todas las tailandesas son putas. Putas de las que cobran y putas aunque no cobren. Mucha gente se piensa que toda Tailandia es un jodido burdel del tamaño de Francia.

Recuerdo un conocido español, fotógrafo para más señas, que tras vivir seis meses en Bangkok con su novia catalana me hizo una afirmación estelar: “¿Pero tú vas de fiesta con esas tías? Si las que salen de fiesta son todas putas, ¿no?”. Lo jodido del caso es que me lo dijo alguien que llevaba seis meses en territorio siamés. Eso sería decir como que todas las tipas que beben cubatas un sábado noche en Barcelona son putas. No dudo que haya bastantes putas de incógnito pululando cualquier discoteca tailandesa. ¿Pero cómo llamaríamos a las tipas en España que lo primero que te preguntan es dónde trabajas, dónde vives y qué coche tienes?

Es una pena, pero en cualquier lugar la gente piensa que Bangkok es un gran burdel. Culpen a Tailandia o a la imagen que da tanto putero visitando Bangkok, pero en medio mundo se piensa que Tailandia es la madre de los prostíbulos. Afortunadamente, no es así. Aunque los chinos, que están todo el día viendo imágenes en Internet de las barras americanas de Bangkok o Pukhet, no ven más allá de los bares de guarras y de las páginas de contactos tailandesas.

Y de ahí lo de que mi amiga dijese haberse sentido como una pizza en aquella discoteca china. Normal que odie a los chinos. Su explicación fue muy clara. “Estaba pidiéndome una copa en la barra y empezaron a mirarme descaradamente [seguro que se la estaban follando con la mirada], hasta que al final vino uno y me intentó coger del brazo. Eso los movilizó a todos. En seguida tenía a otro tirándome del otro brazo. Pensaba que me los iban a partir. Cada uno me quería llevar con él. Luego vino un tercero y empezó a buscarme la boca. Cuando me di cuenta había otro detrás intentando agarrarme de la cintura. Sólo sentía gente tocándome y sobándome. Cada uno quería su trozo de mí. Como si fuese una pizza cortada en cuatro cachos y corriesen para no quedarse sin su parte. Y todo lo hacían porque soy tailandesa. Sólo por ser tailandesa. Eso no lo hacían con las chinas”.

Pobres hijos de Mao. Están en clara desventaja. Con una mayor proporción de hombres que mujeres, y con cada vez más occidentales buscando chavalas chinas, cuando ven a una tailandesa se vuelven como fieras. Se piensan que son unas golfas en la cama. Unas lobas, cuando los lobos son ellos tras su presa siamesa. Desafortunadamente para ellos, la realidad es bien distinta.

Las muchachas tailandesas son como cualquier muchacha del resto del mundo. A las muchachas tailandesas también les gusta sentirse deseadas. Que las cortejen y les recuerden lo guapas que son. Las muchachas tailandesas no se van con cualquiera. Sólo se van con el que les gusta.

Las muchachas tailandesas no sueñan con hombres occidentales o del resto de Asia. Sueñan con las historias de amor que ven en las películas. Y en esas películas hablan en tailandés. Sólo por ser occidental, chino o japonés no tienes nada ganado. Incluso puede que te miren peor por la mala imagen que da tanto putero farang paseándose con sus jamelgas de alquiler.

Cuando una tailandesa te dice que a ella no le gustan los hombres tailandeses ya puedes echar a correr. ¿Acaso a ti no te gustan las españolas? Si una tailandesa intenta besarte en la discoteca echa una bomba de humo y esfúmate. No busca el bulto en tu entrepierna, sino el bulto de tu cartera unos cuantos centímetros al lado.

Pero claro, occidentales y asiáticos de otros países llegan a este país y ven que les empiezan a buscar la boca sin mover un dedo y se piensan que todas las tailandesas son unas cachondas. Que toda la discoteca entera se moja por ellos. Lo que no saben es que la tipa que se les ha acercado busca a alguien que le dé confort económico. Que esa chavala busca a un engañado que le pague los caprichos. Si intentasen algo con el resto de muchachas del lugar probablemente les mandarían a freír espárragos.

Ligar de legal en Tailandia no dista tanto de Europa o de cualquier otro lugar del mundo. Quien tiene éxito en España lo tiene en Tailandia. Quien sabe cómo engatusar a una mujer en su tierra lo puede hacer también en Tailandia.

Pero los que no se comen un torrado en su casa que no se piensen que en Tailandia van a ligar de legal. Se les acercarán tías, claro. Se pensarán que han ligado con una hermosa chavala de ojos rasgados. Llegarán de vuelta a sus países soñando con que se ligaron a un montón de jovencitas por lo encantadores que son. Lo que no querrán saber es que se ligaron a unas cuantas putas que buscaban engañar a cualquier atontado para ver si acababan por pagarle todos sus caprichos.

Y es que Tailandia es diferente. Tailandia es el único país del mundo donde hasta a las putas te las tienes que ligar.

GD Star Rating
loading...

También te puede interesar...

8 comentarios

  1. atreides dice:

    jejeje same same … la verdad es esa en todas partes funciona igual lo que poco cuesta poco vale ….y la verdad es que ese formato funciona yo ya conozco a mas de uno que se a ligado en 20 minutos a una thai….y despues de unos dias con ella se a pensado que es la chica mas honesta de la isla y que tiene unos valores increibles …aprtair de ahi a soltar la pasta y a que te cuelen gol tras gol ….

  2. SVC dice:

    Lamentablemente se han ganado esa fama,inclusive las que no son prostitutas están en busca de un extranjero que las saque de la pobreza, quitarse esa estigma no será fácil, mientras sigan Viendo en la prostitución y en el arribismo como una única fuente de superación….

  3. Googler dice:

    He descubierto tu blog y me gusta… muy variado.

    Respecto a lo del ligoteo, eso depende de lo que quiera cada uno. A mi no me apetece engatusar a una chica y tener que currármelo. Si me apetece sexo una noche, espero encontrar una tia que quiera sexo y no se complique la vida

    El año pasado estuve en Tailandia y me gustó que las tías me entraran. Fue un cambio de aires que necesitaba y el sentirse deseado (por mi cartera, por mi físico o por mi forma de ser, da igual) me alegraba el día. Esa sensación no la he tenido en España. Tengo que decir que nunca pagué a ninguna chica por servicios sexuales en Phuket. Igual esperaban algún incentivo económico, pero eso nunca podré saberlo.

    Lo que quiero decir es que, incluso si tuviese que pagar, te hacen sentir como que eres la bomba. No soy de los que queda con la misma chica otra vez. Al día siguiente voy a por otra chica, así que pagar no es un inconveniente si se trata de pasar la noche.

    Tengo claro que no soy un pagafantas ni mantengo a nadie.

    Un saludo y sigue con tus posts guapos.

  4. El Manilla dice:

    El articulo esta interesante y te digo yo soy un manilla o caficho cubano afincado en tailandia y tengo a mis disposicion 20 chicas que trabajan para mi, y es cierto buscan al gordo europeo que las saque de esta vida, pero para eso me tienen que pagar un buen billeton, muchas se van pero a los dos meses vuelven porque extranan la vida y la buena pinga que les doy

  5. Aaron dice:

    La pizza en mi país no es muy buena, al menos que sea para el estomago esta bastante aceptable, no están buenas como las que hacen en Italia pero allí están. Al menos hay torrados de indígenas que son las mejores para follar y también tener alguna amistad folladora. Si no existieran, esta vaina seria demasiado aburrida.

    La educación universitaria y los títulos solo sirven para crear un status mental de superioridad. Prefiero el ateísmo de nacimiento, ya que cuando nacemos no reconocemos ni a Dios o el Diablo, ni siquiera recordamos en que hospital abrimos los ojos por primera vez. Quizás el ateísmo pagano es mucho mas divertido en cuestión de enamoramientos ya que no implica algún ego de status social o alguna creencia en el amor definitiva.

    Mierda los chinos si la tienen dura con eso de que hay mas hombres que mujeres, en su país. Me imagino que las Tailandesas son las chicas mas deseadas en toda Asia, no se si sea por la fama de un gran putero barato a mi me parece mujeres buenorras y bueno si la mujer no despierta apetito sexual pues estamos todos jodidos.

  6. Martu dice:

    Al fin leo algo coherente (en boca de un hombre) sobre el tema niña pobre busca…gordo, viejo y feo ofrece.
    Me altera cuando esos señoritos -que en sus países se presentan como educados, solventes y buenos católicos- van a corretear pobretonas analfabetas y encima se quejan porque tienen que de un modo u otro abonar la tarifa. Pero qué esperan? Deberían agradecer al señor y todo el santoral el tener dinero!
    Lo curioso es que en esos climas se ponen tan babosos, tan jeropas que pierden la capacidad de distinguir entre pato o gallareta y sacuden miradas devoradoras para todo lo que se mueve.
    Como en muchos países pobres, el “romance” es una forma de movilidad social pero afortunadamente en Tailandia no se ven niñas y casi no hay drogas, lo que relaja bastante el ambiente.
    El comentario del fiolo cubano echa por tierra lo que se afirmaba hace unos años en algún foro donde decían que en Tailandia no había trata de personas. Se ve que el muchacho viene bien entrenado después de tanta jinetera/o del país de las igualdades.

  1. 2 noviembre, 2013

    […] está lo de la pulcritud, y me refiero la del espíritu. Las tailandesas son mucho más reprimidas y recatadas en público. Los tangas como ropa interior son casi inexistentes, tras las faldas cortas se esconden shorts y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>