Canciones calientes y cenicientas siamesas

Lamyai cantante tailandia

Para hacerse un nombre en la música carnavalera siamesa hay que apechugar. Ese arte que consiste en enseñar pechuga y bailar. Si a eso además se suma la siempre socorrida historia tórrida de la dama que se quita la ropa para dar de comer a su familia, tenemos la típica novela siamesa que tanto gusta por estos lares.

Basta con verlo en la nueva canción de la primavera, del verano -que aquí además dura todo el año- y seguramente del año siamés. La moza que protagoniza el tema que ahora peta en toda Tailandia -con permiso del Despacito- se llama Lamyai, tiene 18 años y lo suyo es contornearse mientras enseña carne. Cómo no, es de Isaan y es en la región más poblada del país donde más fans tiene.

Sin embargo, lo más cachondo de la historia de la adolescente picarona no es que sea capaz de hacer el pino puente en paños menores mientras lanza grititos sobre el escenario. Tampoco que cuando acabe sus actuaciones pregunte al público “quién perderá la virginidad” esa noche. Lo mejor del caso es que si pasó de ser una actriz de fiestas mayores y carnavales para ser el número uno en Tailandia fue gracias al primer ministro no electo. Al general militar Prayuth Chan-ocha, gran defensor de la recta moral siamesa y perseguidor de todo lo que la ponga tiesa.

 

La tórrida canción de moda en Tailandia

 

El tema principal de Lamyai es lo que es. La típica canción cabaretera con toques lukthung muy propios del noreste de Tailandia. Tan pegadiza como machacona, la melodía se hizo popular en ferias y verbenas de Isaan. Está cantada en el dialecto del lugar y la melodía suma un buen puñado de instrumentos tradicionales. Gusta y mucho a cualquiera en el noreste. Hasta los chavalotes que montan chuspinos de estruendosa ruidera y sus novias de pantalones-cinturón se inventaron un baile al uso.

Por supuesto, la tal Lamyai no tuvo que hacer mucho más allá que subirse al escenario y mostrar lo suyo. Como ella dijo más adelante, su intención era “ayudar a la familia” al hacer lo que sus jefes le decían. Su marca de la casa fue un contorneo con el que casi tocaba el suelo con la cabeza. El daño colateral era que tenía que abrir mucho las piernas, inevitablemente frente a su calenturiento público. Una audiencia a la que se le requiere cumplir los 21 años para disfrutar de su show, si bien la cantante solo llega a los 18. Todo muy siamés.

Lamyai

Marca de la casa con Lamyai. En esta imagen, con más ropa de lo normal.

El éxito de Lamyai ha venido en el mejor momento para salvar a la más que estancada industria de la música carnavalera y calenturienta de Tailandia, de la que ya hablamos aquí en su momento. Tras varios años sonando en casi cualquier sitio, llevábamos desde 2013 sin un tema que nos machacase los oídos en cualquier lugar. Quienes manufacturan estas melodías se habían quedado sin ideas.

Hasta hace poco el estilo musical fue tirando con el popular tema de Yingli y su versión a la siamesa de un Call Me Maybe. ¿Qué quieren que les diga? Se hizo muy divertida en garitos de mala muerte y yo soy de los que se alegraban cuando sonaba aquello. Pero cuatro años son demasiados y, además, a Yingli se le ha criticado por ganar peso de manera desproporcional. Y eso ha pesado en su popularidad, los siameses no perdonan los problemas de tiroides.

Yingli Cantante Tailandia gorda

La evolución en el peso de Yingli -quien tras arrasar con su principal tema en 2013 no ha logrado repetir éxito con sus nuevas canciones- fue seguida muy de cerca por los medios locales. Su agente ha comunicado recientemente que tras numerosas operaciones la cantante ya ha recuperado su tamaño habitual.

El experimento de Lamyai, con sus contorneos y su escasa ropa, es el suceso común que arrasa en la nueva sociedad digital siamesa. Mientras en Bangkok nadie se enteraba de quién era esta joven que pedía a su público que se pusieran cachondos con sus canciones, en el noreste se volvió terriblemente popular.

Muchos esperaban un exitazo al uso y el tema de Lamyai, cuyo título podría traducirse como chica fiestera, les fue al pelo. La moza se hizo famosa en ferias rurales y en escenarios de provincia, aunque su popularidad llegó gracias a Internet y las redes sociales. En Bangkok, allá donde había un grupo de chavales de Isaan a inicios del verano, desde sus teléfonos sonaba el tema.

Parece ser que su éxito irritó al primer ministro no electo del país, el general Prayuth Chan-ocha. El mismo que vela porque a nadie le soplen la vela. El militar que pide a los mozos del país que en San Valentín vayan al templo y no a habitaciones de hotel. Ese que ve necesario cerrar discotecas en nombre de la moralidad y luego no tiene problema en encerrar a un chaval en la cárcel por haber pulsado en Facebook el botón de compartir.

 

Prayuth convierte a la ‘cantante caliente’ en musa de Siam

 

Cantante sexy Tailandia Lamyai

El uniforme de nuestra dama era el de la izquierda. Y siempre gustaba de ir quitándose ropa en el escenario para caldear el ambiente. Desde que el primer ministro no electo le leyera la cartilla, ahora su productor la obliga a taparse más. Su nuevo traje censurado es el de la derecha.

Algo debió de pasar por la cabeza de Prayuth Chan-ocha aquella tarde frente a los medios. Tenía que hablar de las políticas necesarias para echarle un cable a la industria del arroz y se fue por las ramas. Increpó a los periodistas con su característico mal humor y les criticó por no advertirle al público de lo pernicioso que es seguir esa música.

La cara de póker de muchos periodistas fue de foto. ¿Y quién es esa tal Lamyai?, preguntó alguno. “Vosotros, los medios, tenéis que corregirla; y el público también es culpable“, dijo el primer ministro no electo, hace ahora mismo dos meses. A saber qué problema personal tendría el bueno de Prayuth con la cantante. ¿O sería una rabieta porque de las cuatro baladas patrióticas que él mismo compuso no se acuerda nadie?

El tiro, más que salirle por la culata, acabo siendo un tremendo gatillazo. Para el general, claro. Ya que lo que antes era un fenómeno solo entre las gentes de Isaan y popularizado gracias a Internet pasó a ser la sensación en los medios de comunicación. Y en todo el país. Desde entonces, Lamyai se ha convertido en un fenómeno de masas en Siam. Y vídeos como el de abajo empezaron a ser virales. En ese homenajeó el éxito de 2011 de Ja, otra cantante que alcanzó la fama y la canción más popular de aquel año haciendo exactamente lo mismo. Fue grabado en 2016, tenía Lamyai 17 años.

Eso sí, el productor de la joven pidió perdón a su primer ministro. Mientras la cantante dijo no entender nada y que ella solo hacía lo que le mandaban, su equipo dijo que había corregido el vestuario de la chica fiestera para que el personal estuviera tranquilo. Y que en lugar de espatarrarse nueve veces ahora se limitaría a tres nada más. Diciendo que Michael Jackson también gustaba de contonearse.

No estuvo muy contento Prayuth. Y en uno de esos recursos tan suyos, acabó echándole las culpas a los de siempre. A los extranjeros. “Ese tipo de movimientos y de bailes no son propios de la cultura tailandesa, son cosa de los farangs; no debemos de dejarnos intoxicar por ello y hemos de ceñirnos a nuestros bailes tradicionales”. No sé otros, pero yo esto del bailoteo sexual no lo he visto en farangland al nivel siamés. Y mira que me gustaría que lo de las chicas en paños menores sobre las camionetas fuera algo más global.

El germen para la historia de la cenicienta caliente estaba a punto de caramelo. Lamyai ha firmado ya un contrato millonario con otra productora y el vídeo de la primera canción está sobre estas líneas. Aunque ese tema no se escucha en casi ningún sitio -para desgracia de sus anunciantes-, sigue siendo el de chica fiestera el que arrasa en medio país. En los garitos de Isaan pueden poner esa melodía por lo menos tantas veces como el Despacito.

Cómo no, la cenicienta Lamyai ha pasado ya de capullo a mariposa. Afirma orgullosa haberse comprado un deportivo europeo de varios millones de bahts, además de levantarle a su madre la casa más cara de su provincia. Los bolsos caros y las joyas son minucias para ella. Y todo pagado a base de hacer el pino puente ligera de ropa.

 

La canción de la serpiente

 

No es el machaqueo de Lamyai lo único que está de moda en la música siamesa comercial. Y el vídeo de arriba es una de esas historias de tetas y virales en Tailandia. Lo grabó un tal DJ Pee en su cabina. Se acercó una dama algo intoxicada a pedirle algún tema y, viendo él que la moza estaba como un queso, decidió inmortalizar el momento.

La joven le pidió “la canción de la serpiente”. El pincha rió y le dijo que le tararease algo a ver si la cazaba al vuelo. Ella cantó, borrachera mediante. Él volvió a reír, ella insisitó en lo de “serpiente, serpiente”. Al final, el tipo pilló la canción y la puso para ella.

Agradecida, la muchacha le demuestra frente a la cámara qué era aquello de la serpiente con el habitual baile sexy -¿pensará el primer ministro no electo que esto también es culpa de occidente?- con calenturientos movimientos de cintura. Pues dicho tema de música electrónica internacional ya lo revienta en Tailandia y el vídeo ha causado furor en las redes sociales.

Es más, el tal DJ Pee vio la oportunidad para lanzar su propia remezcla del tema, con su logo transformado en una serpiente. Y a cazar visitas. En mi última visita a Nom Pen hace un mes me encontré ese vídeo a todo trapo en bares de escasa reputación.

Sin embargo, ¿cómo extrañarse? En esto de la curiosa música comercial siamesa, el nombre más famoso en el panorama electrónico es una coreana que se apoda DJ Soda y que arrasa en las pistas de Siam. No pone un solo disco y se limita a ir con su disco duro y pulsar play. Pero compensa moviendo las tetas, que es lo que al final muchos quieren. Para quienes quieran algo de calidad siempre les quedará la banda de rock ligero Labanoon. De orígenes musulmanes, son un ejemplo de fraternidad entre credos. Hasta tocaron en Climax hace unos meses frente a un variopinto público en un hermoso concierto.

GD Star Rating
loading...

También te puede interesar...

4 comentarios

  1. Aparte del pino-puente, no es que tenga una voz muy melodiosa, la chavala… xD Pero bueno, al menos parece que canta en los conciertos, no como las idols niponas, que hacen playback el 80% de las veces. Algo es algo.

  2. David dice:

    A mi me engancho la cancion del 2013. Termine cazandola con el Shazam, tambien en un bar de escasa reputacion xD, y al final como no pude encontrarla la compre por iTunes (enlace directo del shazam) por 1 eur. Es la unica cancion que he comprado en mi vida en iTunes :) Era ponerla y me transportaba a mis dias alli.
    En unas semanas estare de vuelta por Siam, celebrando mi decima visita a la tierra donde todo es posible, a ver si conseguimos juntarnos un dia, aunque sea en el soi 22 ;)
    Te escribo estos dias y lo vemos. Un saludo.

  3. Malandro dice:

    Ay, Buda mío, cada vez que se aproxima el otoño me entran unas nostalgias de Siam que….

  4. Aaron dice:

    hola hermanazo español

    esta música no será iron Maiden para mis oídos pero allí si hago lo que sea para menear el cuerpo y si es posible me hago un stage diving pero seria al revés en vez de tirarme al publico me tiro encima de lamyai y sus bailarinas………… jejejeje

    realmente la musica suena bien y ese general prayuth cosas de occidente igual que tu pienso en fuck farangland nadie se menea como esas gatas siamesas buenorras…………estamos hasta la shit con el appocalipticshit de final de los tiempos dicen algunos con los desastres naturales que esta pasando y putin en YouTube hablando de aliens que están filtrados en los gobiernos. En occidente nadie menea un carajo y yo creo que los aliens son los únicos que se salvan pues con un ufo de seguro pueden ir a jupiter a follarse una alien, los que estarán cagados serán los de Roswell que estrellaron su nave y se fueron a la shit hace tiempo.

    putamadre esa tailandesa en la disco con tragos encima se ve cute para llevársela a un cuarto.Aunque me gusto mas la lamyai mas pechugita y tetas. El threesome mortal seria las 2 JAJAJA

    SIAM LIFE, DEFINITIVAMENTE CHEAP ES EL RENACER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>