La foto: cocinar con caca es posible en Asia

Cocinar con caca cocina tailandesa

Dicen que la mujer puede enamorar a un hombre por el estómago. Y a mí me pueden ganar por ahí si viene una linda muchacha experta en cocina tailandesa. Es quizás mi comida favorita. Pero claro, hay veces que uno se sorprende cuando ve un cartel como el que tenemos sobre estas líneas. Porque de la leche de coco estaba informado, pero no de la leche de caca ni otro manjar relacionado con la caca.

Pero esta buena señora de la imagen nos vende algo muy sencillo. “Cooking With Poo”. O lo que es lo mismo al traducirlo a la lengua de Cervantes, “cocinando con caca”. Uno se encuentra semejante eslogan y ya piensa en lo peor. Te pones a recordar aquello de Two Girls One Cup y no mejora el asunto.

Lo mejor del caso es que la buena señora de esta imagen no es que le guste lo de mezclar la cocina tailandesa con hacerse un Two Girls One Cup -si no sabes lo que es lo de las chicas y la copa, atrévete a buscarlo en Google-, sino que ha cometido un error de lengua. De la lengua tailandesa, que no de usar la lengua, vaya.

 

Malas traducciones y cocina tailandesa

 

Desde luego, a la buena chica de la imagen no se le ocurrió pensar en qué significaba su nombre tailandés si lo transcribía de esa forma. Porque el tailandés es un idioma de caligrafía propia y muy distinta, y esta buena muchacha se llama Puu, pero al tratar de convertir su nombre al inglés metió la pata.

Y claro, no es lo mismo decir “cocinando con Puu” que decir que se va a cocinar con caca. Aunque si bien la cocina tailandesa no se dedica a la caca, en Japón sí que están haciendo hamburguesas de caca ya. Así que la chiquilla tampoco hubiera sido pionera en ello.

Bang Sue metro MRT de Bangkok

No es que nos indiquen que para “bang” a “Sue” hayamos de cambiar de tren. Es otra mala transcripción al inglés.

Lo de las malas transcripciones del tailandés al inglés da situaciones realmente divertidas. Como por ejemplo los nombres de chica como Nuttaporn, Jittaporn y demás acabados en Porn. No es que quieran llamarse así, obviamente. Lo jodido del caso es que ni siquiera se pronuncian en tailandés como porn.

El asunto de las chicas con nombre pornófilo es que la letra R en tailandés, a final de palabra, se convierte en N. Como nadie se puso de acuerdo en si la transcripción al inglés de los nombres acabados en R escrita pero N pronunciada se debía hacer con una letra u otra, se estableció poner ambas letras. Y así las chicas con nombre pronunciado como pon se convirtieron en porn. Lo que crea diferentes malentendidos, bromas y miraditas diversas en los controles aeroportuarios cuando enseñan su pasaporte. “Ya sé a lo que viene a dedicarse usted, buena muchacha”, piensa más de un agente aduanero de la Guardia Civil.

Pero igual que la cocina tailandesa no se pone caca y las chicas no han de dedicarse al porno pese a su nombre, cuando nosotros queremos decir “ven aquí” llamamos “perro” a alguien, aunque sean la misma palabra la que se use, sólo cambiando un tono. O podemos llamar a cualquier fulano hombre-riñón en cuando queremos llamarle señor tailandés. Lo bello es perderse en la traducción. Pero, a ser posible, sin caca.

GD Star Rating
loading...

3 comentarios

  1. Charlie dice:

    Este post me recuerda mucho al propio nombre de la capital tailandesa, que a muchas personas de habla hispana nos sonaría fácilmente a algo así como Bangpolla…

  2. Aaron dice:

    Esos nombres de Jittaporn, Nuttaporn realmente despiertan la imaginacion. Sobretodo el ulltimo suena como nutella porn, muy deliciosa que es la Nutella con pan.jejejejeje
    Realmente si no tiene algo de sabor o no se le pone algo que puedas darle gusto, pues hombre como le vas a poner sabor a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>