Situaciones tailandesamente divertidas que pasan a diario en Bangkok (I)

Prohibiciones taxi en Bangkok Tailandia

Una de las grandes alegrías de Tailandia es lo diferente que es. Muchos dirían raro, pero nada más lejos de la verdad. Raro será para nosotros, gentes de ojos redondos, porque para ellos es muy normal. Y donde muchos ven un país extraño, yo encuentro un lugar muy divertido. Cargado de rocambolescas situaciones.

Sólo en Bangkok podía haber un taxi con etiquetas de prohibiciones como el que mi amiga Maria fotografió en la imagen de arriba. En su primer día por tierras bangkokianas fue de lo que más le llamó la atención. ¿Un taxi con iconos para representar que está prohibida la cópula, la felación o las armas dentro del vehículo? Tenía que ser en el reino de lo irreal, como les gusta llamar a Tailandia en el foro más popular sobre Siam en español.

Lo mejor del caso es que luego los taxis no son lugares de cópula habituales. Pero, como esa, miles de situaciones a diario que me parecen divertidísimas en Bangkok y en Tailandia. Nuestros taxistas favoritos protagonizan nuestra primera historia. Pero hay muchas más. En este enlace tienes más historias bizarras de nuestro Bangkok bizarro.

 

¿Quieres ver una peli en el cine? Primero rinde pleitesía a Su Majestad

 

Los cines en Tailandia están muy bien. Las salas son amplias, las pantallas se ven de fábula y encima por cinco euros ves un estreno. Pero antes de ver cualquier película, hay algo que debes hacer. Rendir pleitesía al Rey de Tailandia. Es una de las situaciones más curiosas que pueden ocurrirte relacionadas con la devoción al monarca.

Ya no es sólo que haya carteles del Rey y la familia real por toda la ciudad, es que vayas al cine y, antes de disfrutar de tú película, hayas de homenajear a tu Rey. Y se ha de cumplir. El asunto es que, tras ver los anuncios y tráileres, justo antes de empezar la película, el cine pide que nos pongamos en pie para mostrar respeto al Rey de Tailandia y escuchar el himno junto a una compilación de imágenes del mismo en sus pasados quehaceres por el pueblo siamés.

Sobre estas líneas podéis ver el último montaje para los cines que hay en las salas tailandesas. Dos minutos en los que hay que levantarse de la butaca y mostrar respeto. Y cuidado del que no lo haga.

 

Niños de bien y putas de la calle confraternizan a las 8 de la mañana

 

Sukhumvit soi 4 Bangkok

El Soi 4 de Sukhumvit en plena mañana.

Lo de la prostitución en Tailandia está tenebrosamente arraigado en mitad de la vida cotidiana. Tanto como el Marca en cualquier bar de tapas en España. Están tan acostumbrados los tailandeses a ver culos de alquiler en cualquier rincón que ya ni reparan en todo el tinglado sexual que les rodea.

Una de las situaciones más divertidas que he vivido entre la fauna de putas bangkokianas fue cuando, durante toda una semana, llevé a la pequeña Rebeca a su escuela en el soi 4 de Sukhumvit. En dicha zona está el mayor supermercado de la carne tailandés, Nana, y las señoritas que fuman habitan en la calle día y noche. También está, al final de la calle, Tops & Turvy, una de las mejores escuelas inglesas de la ciudad para niños.

La pequeña Rebeca es la hija de unos muy buenos amigos míos y por aquel entonces sumaba diez añitos. Llevaba seis meses yendo a esa escuela y me tocó llevarla durante una semana, recorriendo todo el soi 4 de Sukhumvit, la calle más putera de Bangkok a esa hora del día, hasta llegar a su escuela.

Las chicas de vida alegre poblaban los bares a la espera de madrugadores farangs a las 8 de la mañana, cubata en mano. Mientras, de la mano llevaba yo a Rebeca a la escuela, quien me hablaba de ellas. “¿Ves a esa chica, Luis?”, me dijo la niña señalando a una joven en la terraza de un bar, minifalda de licra y cubata entre los dedos, que sonreía a la pequeña Rebeca con cariño. “A esa chica le gusta mucho la fiesta, cada mañana a las 8 de la mañana está aquí, con su cubata. Le gusta tanto la fiesta que hace un par de días, como seguramente se encontraría mal del estómago, la vi con un agua en lugar de un cubata. Le gusta tanto la fiesta que viene aquí aunque se encuentre mal y deba beber un agua”, me dijo tan dulce niña. Bendita inocencia la de los niños.

Algún día Rebeca dirá “no veas qué infancia tan molona me dieron mis padres, ¡esto en España no pasa!”.

 

La mujer soltera asiática no tiene gatos de carne y hueso, tiene a Doraemon

 

Cama de Doraemon eBay

El sueño de toda niña, joven y mujer asiática. Puedes comprarlo en eBay.

Doraemon puede ser japonés, pero es el auténtico capo en toda Asia. Vayas donde vayas, ya sea China, Taiwán o Tailandia, todas las mujeres aman al gato y a su bolsillo mágico. Es el compañero de todas ellas hasta que llega la hora de casarse. Toda asiática que se precie -y una tailandesa aún mas- tiene un Doraemon en su habitación cuando es niña, adolescente o joven. Si tiene 30 años y aún no está casada, también.

Es curioso lo infantil que resulta la sociedad asiática en algunos sentidos. Aunque sea dulcemente infantil. Mientras que las solteras en España se dedican a tener gatos, las solteras en Tailandia tienen algo más cute como es un gato de dibujos animados, en forma de mil peluches. El kit básico que verás en toda habitación de chica tailandesa es un peluche gigante y las sábanas de Doraemon.

Chicas de clase alta, de la calle o cualquier otra joven. Todas tienen a su Doraemon. Y las más pasionarias se hacen con camas como la de la foto, que puedes comprar en eBay. Por supuesto, todo esto se va con el matrimonio y el marido pasa a sustituir a Doraemon. El nuevo marido de turno no querrá tener gatos de peluche en su cama. Pero si no sabéis qué regalarle a vuestra amiga tailandesa, no os metáis en situaciones complicadas. Regalad un Doraemon.

 

Situaciones de terror: cajero automático en comisaría

 

Cajero automático en la comisaría de Bangkok

Imagen de Herr Peter, visita su blog.

Un cajero automático es muy necesario en infinidad de situaciones. En Bangkok más que nunca. ¿Vas al hospital? Tienes todos los cajeros que quieras, no vaya a ser que salga caro ir al médico. ¿Estás en una atracción turística? Con más motivo.

Lo particular del caso es tener un cajero automático en una comisaría de policía. ¿Para qué? Pues por si has de pagar la fianza, ya que al lado del cajero están los precios. Pero también para otros marrulleos varios. Pagar los mil euros de soborno que te pueden pedir si te han pillado con droga puede ser complicado. Pero si tienes un cajero, mucho más fácil.

Recuerda que esos mil es para congratular a los agentes y que hagan como que no ha pasado nada. Si vas por el procedimiento de Ley, tus huesos pueden acabar en la cárcel.

Si os gusta lo de la comisaría, os recomiendo con cariño visitar a Herr Peter y su blog de situaciones curiosas en Bangkok y leer algunas de las historias de policías que cuenta sobre la comisaría donde trabaja. Os encantará. Y aquí seguimos con las situaciones bizarramente divertidas de Bangkok y de Tailandia. El país da para eso y mucho más.

GD Star Rating
loading...

6 comentarios

  1. maria dice:

    Por alusiones, aquí la amiga Maria se ve obligada a alinearse en tu bando. Cierto, la primera impresión de los ojosredondos sobre Bangkok es la de una ciudad caótica y estrafalaria. Bizarra. Pero con el tiempo, más aun si una va acompañada de un enamorado de Asia, emerge una urbe divertida que te empuja a caminar por sus calles sin más pretensión que la disfrutar su ritmo y su vida.

  2. Aaron dice:

    jejjej…….Tailandia es muy bizarro compadre. El párrafo de ese gato Doraemon, ta buenísimo………….Fellatio y Sexo en taxis, prohibición pero cónchale que no se dice que esta prohibido aquí. Coño que horror seria la historia de la niña rebeca en occidente. Esto realmente es otro mundo………. para gente con otra conciencia.

  1. 8 diciembre, 2013

    […] Situaciones cachondas de las que ya dimos buena cuenta la pasada semana. Traemos cinco historias cotidianas más que acaban por ser el arroz nuestro de cada día. Y la primera es el idilio con el lugar al que todo extranjero suele aterrizar al llegar a Bangkok. Khaosan Road. El barrio (casi) sólo para turistas más esperpéntico que he visto en Asia. Con permiso del pequinés Sanlitun. […]

  2. 7 enero, 2014

    […] es una de las historias que a diario uno se encuentra en Bangkok. Igual que las historias de taxistas que prohíben las felaciones y las escuelas al lado de prostíbulos de las que…. O las de perros durmiendo en el 7 Eleven. Porque historias de farangs con facilidad para pagar hay […]

  3. 12 febrero, 2014

    […] Si el café te da dolores estomacales, pues ya sabes. Al montar en taxi, recuerda que lo de tirarse pedos no está bien visto. Habrá que avisar a los chinos del continente. De lo que no se puede hacer en el taxi ya hablamos anteriormente aquí. […]

Responder a maria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>