Haciendo la calle a lo ‘Pretty Woman’

Prostitución callejera Bangkok

Los paseos en coche por la autovía de Castelldefels siempre fueron de los más interesantes en mi extrarradio barcelonés. Por ver a las señoritas que por allí hacían la calle, claro, siempre sobre sus sillitas de playa. A saber cuántos accidentes provocan estas mozas, ya sea distrayendo a curiosos como yo o haciendo parar a camioneros en la carretera.

En Tailandia lo de hacer la calle buscando a calenturientos conductores está menos visto pero mejor mirado. La prostitución es ilegal -algo obvio cuando paseas por Nana- y eso hace que los Richard Gere de rasgados ojos tengan que salir del centro para buscar a sus Pretty Woman.

Mientras que en aquella autovía de Castelldefels un tipo de mi barrio tuvo problemas con dos bielorrusas y se enamoró de una sudanesa que un día le confirmó que tenía sida, en algunas calles de Bangkok encuentras en cambio a universitarias lanzando miraditas a los coches. Lo de hacer la calle también es actividad habitual de gays y ladyboys.

Ahora, la policía se ha puesto dura con la prostitución callejera para tailandeses, dejando huérfanos a quienes ya conducían con la dura. Protagonizando redadas en Lumpinee o en las zonas cercanas a RCA. ¿Qué encontraron? Jóvenes enganchadas a la metanfetamina fumada, ladyboys y hasta universitarias.

No se habla mucho de las chicas -y chicos- que hacen la calle en Bangkok. En una sociedad donde se critica a quien abraza públicamente en trenes es mejor mirar a otro lado cuando algo incomoda. Aunque se descubra que la misma chica que atiende en clase por las mañanas enseña el culo por las noches.

¿Quiénes son esas jóvenes que se ofrecen cada noche ante los conductores tailandeses? He aquí lo que esconden algunas de ellas.

 

La vecina risueña en una esquina cualquiera

 

putas callejeras nana bangkok

Además de las chicas que hacen la calle en Tailandia, están las arañas que paran a transeúntes en Sukhumvit. Foto: Adrian in Bangkok.

Cuando se habla de hacer la calle en Bangkok es fácil pensar en Nana y en algunas zonas de Sukhumvit. A la hora de cerrar los bares, ladyboys, arañas y demás fauna vagabundea por la calle en busca de un achuchón de ultima hora. Sin embargo, cuando en Tailandia se refieren a las chicas que hacen la calle hacen mención a otro grupo, más escondido.

Conocidas comúnmente como money girls -o money boys si son chicos-, su historia poco tiene que ver con las arañas de Sukhumvit. Aún ganándose el arroz con las mismas armas. Y empezando porque sus clientes son casi siempre tailandeses. La mayoría al volante.

Trabajan solas en según qué zonas. Carreteras oscuras algo alejadas del centro, igual que ocurre en las capitales españolas. Sin embargo, aquí muchas de ellas tienen estudios o una vida más o menos cómoda. Ven esto como un dinero fácil de ganar. Sin tener que bailar en bares o buscando clientes por Internet. Y también sin proxenetas.

Es fácil verlas en Lumpinee, en las carreteras que tocan el parque en la avenida Rachadamri y el soi Sarasin. Cerca de las discotecas de RCA también pululan a las noches, esperando a quienes no se llevaron nada a la boca entre copas.

Incluso en algunas zonas oscuras de Pracha Songkhro, cerca del centro deportivo Thai-Japan. Es en esta zona donde Namfon, estudiante de la universidad privada de la Cámara de Comercio tailandesa, fue algunas veces. Se lo confesó a sus amigas cuando llegó un día con un teléfono nuevo.

chicas de calle

¿Por qué una joven como Namfon quiso hacer la calle? Básicamente, por facilidad. Se cobra menos -alrededor de unos 15 euros por un rato en el asiento de atrás-, pero no ha de ir a bares o casas de masaje ni la puede encontrar su novio en Internet. Según ella, es más fácil que la pesquen en un perfil de Internet que no en la calle.

En Occidente sería realmente difícil entender las motivaciones de Namfon. Muy pocas jóvenes se verían atraídas por algo así bajo nuestra educación católica, pero en Asia las ansias por ganar dinero fácil lo hacen posible.

Como opinión personal, yo culpo de ello al sistema tailandés. A sus precios abusivos y a las excesivas tentaciones. Si bien hay que entender que lo de abrirse de piernas por unos billetes no tiene el mismo estigma en Asia que en Occidente.

No es una cuestión de supervivencia, sino de lograr dinero rápido. Ahí está el caso de Japón, país ejemplar como lugar desarrollado, que tiene una lacra desde hace décadas con las adolescentes que se prostituyen para comprar lujo e ir a sitios caros. Y no hace falta quedarse en Asia, ya que los abusivos precios de las universidades estadounidenses fuerzan a muchas chicas a dedicarse a lo mismo.

Una money girl en Bangkok puede hacer mil dólares mensuales haciendo la calle unas pocas noches a la semana. No es un trabajo, sino algo a lo que se dedican una parte de su vida y que ocultan el resto de sus vidas. Y tampoco han de ser juzgadas por ello, aún sabiendo que es su decisión personal.

 

Homosexualidad y manivelas en la calle

 

Money Boy Bangkok

Un ‘Money Boy’ haciendo la calle. Foto: BK Magazine.

Se habla mucho de la diversidad sexual siamesa, con más variedad que la carta de un 100 Montaditos. Pero a los tailandeses que buscan en la estereosexualidad no les gusta que los demás sepan de sus gustos y pasiones. Así que muchos recorren las calles para dar rienda suelta a lo suyo.

A los chicos que hacen la calle se les conoce como money boys y son casi tan populares como las chicas de saldo y esquina. Hace unos meses, BK Magazine publicó una entrevista a uno de estos chicos. Sin pelos en la lengua.

Dicho artículo revelaba que también hay chicos universitarios dedicados a ello. Que se pueden hacer hasta 1.300 euros mensuales pasando tres o cuatro noches por semana en la calle. Y que algunos de los clientes habituales de estos chicos son policías, que se acercan polla en mano a ellos y no con el talonario de multas.

Pero lo que denota el artículo de BK es normalidad. El chico que explica su rutina laboral deja claro que se lo toma como una buena forma de hacer dinero, y que será algo que no hará toda su vida. De los hartones de curro no se libra, ya que hay noches que se hace a ocho clientes. Nuevamente, opino que juzgarle está fuera de lugar.

Igual que el mercado homosexual encuentra refugio en la calle, también las señoritas con manivela tienen su mercado a la orilla de la carretera. Un occidental en Bangkok puede pasearse con una ladyboy como si nada, pero a los tailandeses esto les cuesta. Lo que no quiere decir que no exista un mercado.

ladyboys prisión

A estas dos chicas de Laos las detuvieron por hacer la calle. La policía las trató como si fuesen chicos, sólo que tienen manivela.

Eso hace que muchas ladyboys se apeen a la carretera, buscando amantes furtivos que nunca reconocerían entre copas con sus amigos que les gusta darle a la manivela. Lo que es más cuestionable es el trato que reciben cuando la policía las detiene.

Durante las redadas que la policía ha protagonizado contra la prostitución de carretera en las últimas semanas, es curioso que las únicas fotos que hayan filtrado sean las de dos mujeres con manivela que ni siquiera son tailandesas. Las señores -porque así las llaman en comisaría- Somchai y Suriyawong, originarias de Laos, fueron detenidas por hacer la calle.

Algunos dicen que han lanzado estas fotos de estas veinteañeras porque lucen bien. Pero otros afirman sombríamente que la razón está en que son extranjeras. Y además ladyboys. Porque en esto de hacer la calle también importan las banderas.

Valora el artículo

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Aaron dice:

    Realmente la vida sexual en Tailandia y Asia es muy diferente y como tu lo dices no tiene el mismo estigma que en occidente.

    En la India existe el El Templo de Khajuraho: El más erótico del mundo.
    En Tailandia hay una gran variedad de talismanes sexuales y de orgias sagradas.
    En el taoísmo se habla de practicas sexuales, tengo entendido que hay un escrito o ritual donde explica que un hombre adulto mayor teniendo practicas con jovencitas es una gran practica sexual de mezcla de experiencia y juventud. Otro ejemplo muy conocido es el arte japonés llamado Shunga del siglo 17 donde expone abiertamente postura sexuales y pensamientos eróticos.

    http://www.huffingtonpost.es/2013/10/02/sexo-y-placer-arte-japones_n_4028045.html

    Creo que es un buen arte, Personalmente me gusto mucho el arte de Katsushika Hokusai, 1814, Chobunsai Eishi, 1756–1829,Kawanabe Kyōsai (1831–1889), 1871–1889.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *