Pattaya ‘al desnudo’ en cuatro minutos de vídeo…

Farang en Pattaya playa

Foto de Stickman.

La semana pasada estuve en Pattaya. Si bien no fue el clásico viaje al destino clave para buscar arañas, refugio también de farangs enfundados en bañador y zapatillas de correr. Curioso calzado cuando no es correr lo que quieren, sino correrse. Viagra mediante, que por algo la venden en los tenderetes.

No obstante, poco de farangdula y de todo eso vi en tan calurosa ciudad el fin de semana anterior. Por una vez, descubrí que hay otro Pattaya lejos de los bares y las bailarinas de barra. Sólo hay que alejarse de Walking Street, por mucho que cueste a veces salir de ahí.

Es de agradecer que, poco a poco, Pattaya empiece a ser mucho más diversa en su mezcla. Cuanto menos, así es más fácil justificar un viaje a la (cada vez menos) tierra del pecado sin que los demás piensen que vas sólo a pecar. Aún con tanto ruso disfrutando del vodka barato y la playa sucia.

Lo de los rusos tiene su qué. Hace unos años eran habituales los letreros en ruso. Ahora hay hasta camareros rusos para los rusos, algo que está prohibido por Ley en Tailandia. Aunque también está prohibida la prostitución, claro.

Pero pecar se puede seguir pecando y mucho en las sucias playas de Pattaya, infestadas de timadores con motos de agua y hamacas de pago. Lo de los bares ya es de juzgado de guardia. Y eso que no soy un experto en la capital de la Viagra falsificada. Hasta esta última visita, dos noches había pasado allí.

Lo que arrancó más de una carcajada a pulmón abierto durante esos días en la ciudad de la carne fue al recordar con un amigo la mítica canción (casi) anónima que hace un buen puñado de años le dedicaron a Pattaya. Y que sirve muy bien para explicar cómo los extranjeros ven (vemos) el meollo en la playa más cercana a Bangkok.

 

‘Puyin loves you mahk mahk’, el himno de Pattaya

 

La cancioncita de marras nos explica todo lo que ha hecho famosa a la ciudad de la carne. Con bonitas frases como el puyin loves you mahk mahk, que vendría a ser la común mezcla de inglés y tailandés para decir que una joven te ama mucho.

O el habitual sexy men dedicado a los hombres que sólo son sexis por el bulto de sus pantalones. Justo encima de su muslo, donde se guarda la billetera. Porque en los bares de Pattaya, en lo de pagar, nadie puede escurrir el bulto.

Y para quien quiera un poquito más de Pattaya, siempre puede ver las postales que a Stickman le gusta hacer en sus callejuelas. Hasta el día en que me anime a bajar a Pattaya de nuevo, esta vez cámara en mano y bolígrafo en la otra. Así no quedarán manos libres para tocar las tentaciones varias que acechan en sus playas y podré dedicarle un extenso artículo a las bondades culturales que nos ofrece el lugar.

 

¿Te ha gustado?

También te puede interesar...

5 comentarios

  1. Jon dice:

    Se reirán de los farang y todo lo que ellos quieran pero la mayoría de las cosas que disfrutan se las han inventado los farang. Si fuera por lo que ellos han aportado al mundo todavía estabamos en el año 1700.

  2. Jaime dice:

    Yo estuve 28 días en Pattaya y volvería mañana mismo. Lastima que estoy casado, sino viviría en Pattaya o Bangkog.
    Que prefieres ver a los Jubilados en el “casal de la caixa” en Barcelona-city, o verlos en Pattaya con las nong.
    Yo prefiero verlos en Pattaya, si supieran que existe Pattaya, – los viudos, separados, solteros, todos estos jubilados de Barcelona estarían en Pattaya.
    Es un Lloret de Mar, pero claro con la diferencia de que cuando yo tenia 19 años, y ahora tengo 62 años. Y con la otra diferencia más fundamental, que en Lloret de Mar tenias que ser guapo, cara y joven y hablar algo de Ingles, en Pattaya con 60 años cuando fuí yo, hace 2 años, solo necesitas cartera, y te lo pasas casi mejor que en Lloret de Mar hace 40 años. Yo trabajé 2 temporadas en Lloret de Mar y la conozco pero que bien, así como Calella de la Costa, etc, etc, etc.
    El jubilado que va a Pattaya no se ha caido del arbol ayer, y si se ha caido peor para él.
    Un saludo.

    PD) Y no seamos hipócritas, porque para putas en Barcelona, OK y hace más de 40 años. Para muestra El Riviere, Saratoga, Calipso – todos cerrados en la actualidad -.

    PD) Tan respetable para mi es un “putero” como uno que va de “cultura” cada uno que viaje a lo que le de la gana, siempre respetando el País y las personas.

  3. Jaime dice:

    Si pudiera, cuando paseo bastante a menudo por todo el frontal marítimo de Barcelona que va desde el Forum al Hotel World “Vela” para mí, sueño en que un día, sea o se convierta, como el Paseo Maritimo de Pattaya.
    Y este sueño lo tengo desde que se hizo este Paseo, en las Olimpiadas de Barcelona, así que ya hace años.
    Ya que si paseas como yo, al menos 1 vez a la semana, durante todos estos años, verías que los días de cada día no hay nadie, excepto en verano.
    La prostitución tendría que estar legalizada, y todas esta mujeres al igual que hombres como mínimo deberían cotizar como autónomas/nos.
    Asimismo tendría que estar legalizadas todas las drogas, y en la Prisiones de Catalunya quedarían un 20% de presos. Sabes que cuesta un preso cada día en prision 150€. Cuantos temas sociales se podrían abarcar.
    Dejar Pattaya tranquila que ya está bien como está, y que los Thailandeses se preocupen de su limpieza, no seamos colonialístas, que peor he visto yo las playas de la Barceloneta y de Sant Adriá de Besós.

    Un saludo.

    Arriba Pattaya (Thailandia). Suerte tiene que en España no la conoce casi nadie.

  4. Aaron dice:

    El Buda y Chuchok me llaman y me dicen siempre habra tiempo para renacer en Tailandia y aquí las mujeres “Puyin Loves You Makh, Makh”……… jewjejejej que divertido debe ser la folladera y el amor allí, pero el video no se ve parece que lo quitaron.

  1. 8 diciembre, 2014

    […] pasar la escobilla del baño a lo que consideran uno de los rincones más sucios de toda Asia. Pattaya. El que a veces es nombrado como el mayor burdel del planeta está amenazado, o eso dicen. “Queremos cambiar la imagen de Pattaya como la ciudad del […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *