Del arroz al bolso Louis Vuitton: una sociedad peculiar la tailandesa

Clases sociales en Tailandia Lamborghini

Yam es una buena chica. Se levanta a las seis de la mañana y se convierte en embutido cada día cuando logra entrar en algún vagón del metro. Ese metro que transporta a las masas de gente que empiezan a las ocho a trabajar en Bangkok, los que van llenos de similares clases sociales tailandesas bangkokianas a esas horas. Sobre todo de esas cada vez más pudientes clases medias a las que Yam pertenece.

Pero la embutida mañana en el metro de ayer fue mucho más dulce para Yam. Y no porque le diese por echar más azúcar a la sopa de fideos en su desayuno. Sino porque llevaba encima una nueva tarjeta de crédito fraccionado, la segunda que se hace, y con la que pudo conseguir esos 20.000 bahts que vale el bolso Louis Vuitton de segunda mano que le quita el sueño.

Porque hay muchas mujeres tailandesas en Bangkok que afirman sin pudor que “el valor de una chica se mide según el bolso que lleva”. Y ese bolso sólo tiene una característica que defina el valor de la que lo lleva. Su marca. Por lo que para mucha gente el valor de una persona se cuantifica por cuánto puede gastarse en un bolso de marca, mención aparte tiene lo de la piel blanca.

¿Qué ocurre entonces? Pues que las urbes de Tailandia -y sobre todo Bangkok- se llenan de muchachas jóvenes con bolsos de los que en España diríamos que son para señoras mayores. Porque ninguna veinteañera española se gasta fácilmente de 500 a 4.000 euros en un bolso, eso sólo lo hacen algunas señoras o gentes que que no salen de la Moraleja o Pedralbes.

El asunto es que nuestra amiga Yam también quiere lucir su bolso Louis Vuitton por los centros comerciales y los restaurantes de la capital. Y da igual que ella esté trabajando en una oficina normal, en la que hace un trabajo normal y donde le pagan unos normales 20.000 bahts. Como ya tiene una tarjeta de crédito machacada, ha contratado otra para poder pagar a plazos -y con sus necesarios intereses- un bolso que le va a costar más dinero del que gana en un mes. Pero es un bolso que hará que ella no parezca ser otra chica normal.

Parking de lujo en Bangkok, Ferrari, Aston Martin Tailandia

Si tienes un coche normalito, aparcas donde todo el mundo y pagas. Pero quien tiene un coche de lujo goza de preferencia en el aparcamiento, deja el coche gratis y encima se queda delante de la puerta para que todo el mundo lo admire y él tenga un orgasmo de felicidad ante tanta mirada de envidia que él considera admiración.

En el caso de los hombres aún es más complicado esto del producto con el que le miden a uno. Porque suelen ser coches. Así es normal que cada día veas algún Lamborghini por algún suburbio de Bangkok. O que en los parkings de los centros comerciales y de las discotecas sea gratis aparcar si tienes un Ferrari, Aston Martin o cualquier otro trasto muy caro y de importación. Además de tener preferencia y privilegios para dejar tu coche, sin hacer cola y al lado de la entrada. Tremenda ironía que quien más dinero tiene también se ahorre unos pocos bahts en el parking.

 

Dos clases sociales en Tailandia

 

Tomboy se casa con chica de Tailandia clase alta

Una de las modas entre las tailandesas que amasan fortunas en la televisión es, aparte de ponerse plástico en toda la cara, hacerse de novia a un tomboy. Que es como una ladyboy pero al revés.

Con los notables aumentos de sueldos y lo bien que va el negocio de la construcción, que goza de la misma buena salud de la que disfrutaba el ladrillo en España allá por 2005, en Tailandia y ante todo en Bangkok se ha asentado con fuerza la clase media.

Esa renovada clase social que en las grandes ciudades hace esfuerzos titánicos para comprarse bolsos de Chanel, Coach, Louis Vuitton o D&G. Donde el hombre se endeuda para hacerse con un Audi de segunda mano. Pero que también compra pisos con vistas que han de pagarse en 30 años o viajes al extranjero a golpe de crédito. A mí me recuerda mucho a nuestra España en muchos aspectos.

Ahora parece que hay más clases sociales en Tailandia. Pero históricamente siempre hubieron dos. Nada más que dos. La clase alta y la clase baja. Tal y como les gusta llamar a ellos, los hi-so y los low-so, en referencia a High Society y Low Society.

Unas clases sociales que se miden principalmente por un único baremo. La imagen que da tu dinero. Aquí en Tailandia no es como en algunos países de Europa, donde se valora a la gente por la educación que tengan y los estudios que hayan alcanzado. Tampoco es como en América, donde puedes empezar de cero y ser un Don Nadie pero cuando llegas arriba puedes ser uno más de la élite.

 

Comida para hiso Bangkok Bizarro

Un padthai barato en un centro comercial de barriada. Pero se hace llamar hiso para atraer la atención.

En la capital de Tailandia el dinero manda, pero por cómo se muestra ese dinero a los demás. Se valora el apellido que gasta ese dinero y en qué familia se ha generado. Y mucho. ¿Quién es de clase alta o Hi-So? El que más posee y mejor lo demuestra.

Mientras que si vienes del campo, o tu familia viene de trabajos poco cualificados, cuando llegues a la capital vas de camino a engrosar la lista de los Low-So. Que no significa que sean poco educados. Sino que no se han criado en un ambiente adinerado.

Lo que marcará que un ciudadano de estos lares pertenezca a un grupo o a otro depende de varios factores:

  • El color de la piel. Por algo en la televisión tailandesa modifican el contraste de la imagen para que los colores se quemen y todo el mundo parezca blanco. Si eres moreno, mal andamos. Recuerda al campo y al arroz. Así se entiende que haya tantas cremas blanqueantes y maquillajes, aunque los más avispados no miran a la cara para saber si eres blanco o moreno. Miran a los pies. Y es que los pies nunca mienten para decir el color de tu piel. Bueno, el ojo del culo tampoco, pero eso no es fácil mirarlo en público.
  • La ciudad donde naciste. Si naciste en Bangkok y tu familia es también de la capital, hay una serie de privilegios que ya has ganado. Mejor educación, más servicios y puedes decir con orgullo que eres de Bangkok. Aunque tu familia sea del sur del país, tú mientes como buen tailandés y dices que sois de Bangkok. En cambio, quien nace en Isaan, el noreste del país donde más arroz hay y el lugar donde la economía se basa en el arroz, ya vas a gustar menos a los pudientes de la capital.
  • Tus orígenes foráneos. En Tailandia, venir de familia china es casi una bendición. Más que nada porque los chinos suelen ser blancos y en el Sudeste Asiático los chinos han sabido cómo mover su dinero. Si un tailandés tiene un abuelo chino, lo dirá con orgullo. Eso te hace subir muchos peldaños en la escala social.
    Palmy cantante mestiza, Tailandia y Australia

    La cantante Palmy gusta y mucho. Estuvo muy de moda en 2011, con sus rasgos mestizos de sangre tailandesa y australiana.

    Y si bien los occidentales no somos parte de una alta sociedad, algo valorado con cariño es el tailandés que su padre o su madre es occidental. Los mestizos siempre salen en televisión y tienen más popularidad que nadie. Como la cantante Palmy, por la que corre sangre australiana.

  • Los orígenes foráneos de países que no gustan. Que corra sangre china por tus venas está bien. Japonesa también. Pero si procedes de una familia árabe o india, el asunto se complica. A los indios, árabes y morenos en general les llaman keek, un término infinitamente más despectivo que farang. Y demuestra que el color del dinero influye. Porque tan ricos como los chinos -o más- son los indios de Bangkok, que fundaron Sukhumvit y dominan toda la zona. Los indios son extremadamente adinerados en Bangkok. Y sin embargo, nunca los verás en televisión ni en las revistas de moda.
    Indio en Bangkok Tailandia protesta contra el Gobierno

    Satish Sehgal es el presidente de la asociación de negocios entre India y Tailandia. Y el Gobierno acaba de deportarle por meterse en política.

    El caso que lo deja claro es el de Satish Sehgal, uno de los indios con nacionalidad tailandesa más influyentes en los negocios del país. A este buen hombre le dio por protestar contra el Gobierno, como se ve en la imagen de arriba. Y el equipo de la primera ministra Yingluk ha mandado deportarlo del país por inmiscuirse en discusiones políticas sin ser tailandés. Curiosa afirmación, cuando casi todo el Gobierno tiene ascendencias foráneas chinas. Pero claro, los chinos gustan a nivel social y los indios no.

 

No es país para… ¿perroflautas?

 

Perro en Bangkok Tailandia

En Bangkok, a los perros no los acompañan flautistas. El mejor amigo del hombre pasa olímpicamente del hombre y descansa del calor donde más le da la gana.

Cuando yo era un adolescente que soñaba con la tipa del pupitre de delante en los años 90, conocí a un inglés que me decía que le encantaba España por lo pijas que intentaban ir las chicas y se sorprendía de lo atontados que estábamos con llevar marcas los españoles. “Aquí todo el mundo quiere aparentar que tiene dinero con esas marcas, pero en mi país ahora le ha dado a todo el mundo de dinero por aparentar ser working class; ves a niños ricos vestidos de pobres, Inglaterra se va a la mierda”.

Hiso en Bangkok Tailandia

¿Pura casualidad la pegatina en una papelera?

Parece ser que era cuestión de tiempo y de que el país generase un poco de dinero. Porque en España hace muchos años que a la gente que tiene más dinero le encanta aparentar que no son de clases sociales elevadas y visitar bares grasientos vestidos con ropa de segunda mano. Es muy auténtico, dicen. Parece que no se equivocaron ni los Pulp ni Carlos Ann.

En Tailandia, nada de eso. Quien tiene dinero viste con ropa cara, va a sitios más caros y le gusta que los demás sepan a dónde va y qué moda le gusta. Aquí no hay ninguna tendencia espiritual ni intentos de esconder la pertenencia a una familia adinerada.

Si alguien nace en una buena familia en Tailandia, lo hace saber. Y si no es así, intenta aparentarlo en Bangkok. Endeudándose para ir a cenar donde los ricos. Pagando a plazos un bolso o una chaqueta. O haciendo fotos en la calle con un iPad de diez pulgadas, que hace unas fotos horribles pero con el que todo el mundo sabe que tienen un iPad.

 

Millones de personas en el campo para mantener el Status Quo

 

Granjeros en Tailandia

En todo el mundo han de trabajar millones de personas para que los ricos puedan seguir siendo ricos. En el caso de Tailandia, mucho más. La discriminación entre quienes son de Bangkok y buena familia y las gentes que nacen en las zonas rurales y sin dinero es atroz. Va mucho más allá de las clases sociales.

Quien nace en un arrozal y en una familia de granjeros lo tiene complicado para dejar de ser granjero. Las políticas que se impusieron a mitad del siglo pasado favorecen (y mucho) a las clases sociales pudientes de la capital. Y condena a quienes trabajan el arroz a seguir toda su vida liados con el arroz en el campo.

Y Tailandia no es como en España, que aunque nazcas en el campo siempre puedes recibir más o menos los mismos derechos y oportunidades que las gentes de ciudad. Cuando un tailandés quiere insultar a alguien y llamarle estúpido de la forma más despectiva, le dice que tiene unos estudios de Isaan. Vamos, que ha sido educado en la región noreste del país, que es un tercio de la población total.

¿Qué ocurre si alguien que ha nacido en una familia campesina y pobre de Isaan quiere irse a la capital a hacer dinero? Pues que le va a costar el doble o más que a a alguien que haya nacido en Bangkok.

Las clases sociales de Isaan más desfavorecidas llegan a Bangkok buscando una oportunidad. Y lo que reciben son trabajos de mínima cualificación y peor salario, de los que hay muchos:

  • Abrir la puerta en un centro comercial. Hay tipos que se dedican a abrir una puerta durante ocho horas al día.
  • Vigilantes en cualquier edificio. No vigilan mucho, pero están ahí.
  • Taxistas que nunca han estado a Bangkok y que el primer día en la capital se vuelven locos intentando llevar el taxi.
  • La construcción. Aquí los obreros cobran miserias, esto no es España donde el paleta ganaba más que el arquitecto.
  • Fábricas en las que se cobran menos de 250 euros pero donde se sufre mucho.

También de Isaan llegan todas las muchachas que acaban metidas en la prostitución para turistas. ¿Para qué trabajar en una fábrica si el salario que harían en un mes lo hacen en una semana en un bar?

Estas clases sociales bajas pueden enseñarte lo mejor y lo peor de Tailandia. Por un lado, los extranjeros sufrimos todos los timos que muchos espabilados nos querrán pegar aquí. Algunos se enamoran de estas chicas de los bares y acaban pagándolo caro. Muy caro.

Pero también podemos encontrar sonrisas maravillosas y sinceras en esa señora a la que cada mañana vas a comprarle un plato de arroz. O cuando te vas del país medio año y el día que regresas a Bangkok te acercas a tu puesto de comida callejero favorito y  la mujer cincuentona que cocina ensaladas de papaya viene a darte un abrazo.

 

Los ricos también ‘lloran’

 

El Ferrari del hijo de Red Bull

Algo que puede llegar a entristecerte es que la justicia no es igual para todos. Especialmente en Tailandia. El poder está en manos de unos pocos, y esos pocos manipulan las leyes más incluso que los de arriba en España.

El caso más mediático de los últimos años fue el del hijo del dueño de Red Bull, que mató a un oficial de policía al conducir borracho su Ferrari y quiso escurrir el bulto a lo Farruquito. Las pruebas eran claras. Pero se manipularon desde arriba.

Algo similar se vio en 2011 durante las inundaciones del país. La clase política y asentada de Bangkok cerró la capital a cal y canto para que el agua no entrase en la ciudad. Y el agua no irrumpió en los principales barrios de la urbe. Pero, en cambio, se inundó a todas las poblaciones colindantes para que los ciudadanos de Bangkok no sufriesen las inundaciones, como las sufrían todos los demás.

Si bien estar en lo alto de la sociedad tailandesa puede ser otro gran quebradero de cabeza. Porque los hijos de familias ricas no pueden independizarse si no se casan. O muchas chicas de las clases sociales elevadas no pueden salir de fiesta sin toque de queda. Pero que les hablen a las gentes del campo de esos problemas. A ver qué piensan sobre ello.

 

GD Star Rating
loading...

También te puede interesar...

11 comentarios

  1. Oscar dice:

    Estupendo. Un buen repaso didactico a lo que se cuece. Un diez!!

  2. Iñaki dice:

    Me gusta mucho este artículo, es una fiel descripción de la sociedad thai, pero crees que verdad que todos los thais son así? Yo llevo aquí menos tiempo que tu y no he vivido en BKK, sololo he visitado, muchas veces, pero solo de visita. Pero en las zonas de Tailandia más rurales, que son casi todo el pais a excepción de los grandes centros urbanos, me parece que la sociedad es menos consumista y menos clasista que lo que es en BKK, Chiang Mai por ejemplo. Al menos no se ve, de cara al exterior, ese afan por aparentar y tener esos caros bolsos o coches de lujo. No se, pienso en lugares como Nan, Phayao, Mae Sot, Tak, Pitsanulok, Nong Khai, Mae Hong Son, Lopburi, Sukothai, pequeños centros urbanos donde no veo ese afan de aparentar o consumir que si que conocemos en BKK o CM.
    Aunque bueno, tambien te digo que no he llegado a conocer a la gente en profundidad, estando solo de paso unos días y la barrera idiomatica lo hace todo mas complicado.
    Y totalmente de acuerdo, si que parece que estamos en la España de 2004-05, lo cual significará que nos/les quedan dos añitos hasta que esto reviente? Me da que por ahí van los tiros…
    Lo que no veo es a los thais pudientes disfrazados de hippiosos y fumando petas para ir de guayones como en nuestro querido pais, jaja, no me los imagino
    Un abrazo!

    • Pues quizás debería puntualizar que hablo de Bangkok mayoritariamente. Precisamente, en Chiang Mai la gente es muy diferente, está menos intoxicada por el consumismo y son mucho más amables. Y si vas a zonas más rurales aún es más notable esa diferencia.

      En zonas como el norte me he encontrado que todo el mundo es más amable y que la gente es más agradable. Que te ayudan en todo y algo muy importante: que no están acostumbrados a tener tantos farangs y no nos miran tan mal. Claro, tampoco hay tanto movimiento de luces rojas. Luego en las zonas pobres de Isaan me ha parecido que es todo muy de subsistencia. Pero he estado muy poquito en Isaan.

      Precisamente, hoy voy de camino a pasar el fin de semana en Chiang Mai, ¡abrazo!

  3. Davidsm dice:

    Yo creo que este articulo si lo lee un thai le harás perder la cara jajajaja. Yo pienso tambien en las zonas rurales quizas sea la esencia verdadera de tailandia y no tanta enfermedad por el dinero como es Bangkok.
    Por ultimo le doy un 10 a la descripción real que como tu dices hablabas por el punto de vista de Bangkok.

    • ¡No era mi intención que nadie pierda cara! Aunque quizás sí que sea así…

      En muchos casos, el materialismo de algunas clases sociales en Bangkok es brutal. Pero igualmente yo amo Bangkok y es el lugar donde quiero estar. Todo lo malo que tiene la ciudad lo compensan con creces sus aspectos positivos.

      Y el pueblo tailandés que no está atontado con el consumismo es de la mejor gente con la que te puedes cruzar en este mundo. Lo de los bolsos en la capital es otra historia :)

  4. Hola, excelente todas las descripciones que haces. Muy ilustrativas para quienes deseamos conocer más.
    Consulto; (debido a que los precios de algunas cosas que escribes son de hace algún tiempo), es posible hoy día para un ingeniero soltero vivir en buenas condiciones de hogar y alimentación y poder ahorrar unos US$1.500.- mensuales recibiendo un sueldo mensual de unos US$2.200.-?, es decir gastar en vivir unos US$700.- mensual?
    Gracias por tu tiempo y felicitaciones por tu blog.

    • Hola Iván. Esos 700 dólares en Bangkok serían muy justos. En ciudades como Chiang Mai vivirías más cómodamente, sin duda. Pero en Bangkok casi que te costaría mucho.

      Sin embargo, piensa que puedes tener un lugar decente donde dormir por unos 250 dólares si lo buscas bien. Y gastar unos 10 dólares en comida al día si vas muy muy justo. Vamos, te gastarías en esos dos mínimos unos 550 dólares mensuales.

      Digamos que poder, se puede. Incluso con menos. Pero luego te has de plantear si no quieres gastar dinero en otras cosas, ir a cenar a sitios mejores, salir de copas alguna noche o hacer algún viaje. Además de imprevistos como cambiar de móvil o de ordenador.

      Aun así, es posible. Aunque sería una economía de subsistencia más que nada. ¡Saludos!

  5. Aaron dice:

    Esto suena como mas deuda, menos cerveza pero al final es deuda para aparentar la buena cerveza……… Que quebradero de cabeza es la deuda, pero que mierda importa si es un país budista y nada es permanente en esta vida, así que si se puede tener lo que sea con un préstamo pues que carajos importa…… Así que me imagino que yam pensara así sobre ese bolso.

  1. 20 mayo, 2014

    […] que a base de créditos cualquier trabajador normal accede al lujo a trancas y barrancas, pero el número de tiendas caras es demasiado grande y se necesitan hordas de compradores con sus […]

  2. 25 noviembre, 2014

    […] esta es una sociedad en la que muchas chicas compran bolsos a plazos durante un año para aparentar ser lo que no son, así que es normal que buena parte de la religión más común del país se haya convertido en el […]

  3. 23 enero, 2015

    […] de nuevo siglo es el capitalismo voraz que se vive en Asia, el mismo que hace posible que mucha gente sea feliz trabajando de sol a sol para poder pagarse un bolso. ¿Algunas consecuencias? Por ejemplo, que en Tailandia el 0,1% de la población tenga más de la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>