¿Han ‘capado’ nuestra noche de Bangkok?

Militares noche de Bangkok chicas

Bares donde la parentela engulle unos gintónics preparados por unos camareros -ahora los llaman bartenders- que destrozan naranjas para frotar sus pieles -las de las naranjas- en los vasos. Y que luego escancian la ginebra como si aquello fuera sidra.

Discotecas en las que los porteros te miran mal y en las que para gastarse una docena de euros en un brebaje has de esperar más tiempo que en el ambulatorio. ¿Y cuál es el plan de muchos amigos en un sábado noche? La última de Netflix. Y el ligue de los colegas, cualquiera que les haya dado match en Tinder. Ese es el resumen muy sesgado de mis trasnocheos en los primeros meses de este año. Que desde luego no pasaron en Bangkok, claro que no.

Y mientras yo disfrutaba de aquella manera de unos meses en España, los compas en Bangkok me avisaban del desastre. “Luis, tío, que se han cargado la noche de Bangkok”. Y algo de cierto hay en ello. Pero entre lo narrado en los más que necesarios primeros dos párrafos de este texto -contextualizar era imprescindible- yo me quedo con la supuestamente descafeinada noche de la capital siamesa. Que por mucho que hayan capado al jolgorio bangkokiano, aquí hay tirón para rato.

La pregunta del millón de bahts, ¿qué le pasa a la fiesta de Bangkok? Pues para algunos de los garitos más populares de la ciudad, el gancho de la pregunta es también respuesta. Un millón de bahts. Eso es lo que la dueña de Climax se negó a pagar al mes para mantener su mítico club abierto, por ejemplo. Con esos alquileres, es normal que los precios de las copas en la capital se hayan doblado en poco más de cinco años, al menos en los clubes más populares. El desfase en el desarrollo alocado de Bangkok pasa factura también a los canallas.

El otro problema, claro, es el Gobierno militar. Ya hemos hablado anteriormente de su carrera por la recta moral siamesa, y viendo lo tocada que está la Junta que rige el país, en los pasados meses apostaron por lo que los de verde estiman que gusta a sus simpatizantes: atacar el libertinaje de Bangkok y cortar la diversión nocturna.

¿Hemos de preocuparnos? No tanto. En Bangkok la situación de la noche es cíclica y hay épocas en que vienen momentos bajos. Así fue en el primer trimestre del año. Pero como se está viendo en las últimas semanas -con excepción del pasado fin de semana-, todo vuelve a una normalidad que no sería normal en otros países del mundo. La capital siamesa sigue siendo uno de los mejores sitios del continente y del planeta donde perder los papeles. Bueno, y por perder siempre puede perderse algo más.

 

Los militares cierran discotecas en nombre de la ‘tailandesidad’

 

Borracho Nana Plaza Bangkok

Imagen del pasado mes de febrero. Los bares y discotecas cerraron entre la 1 y las 2, obligando a los que no se tenían en pie a hacer la calle con las damas de Nana. Y los de verde consideran que la ‘tailandesidad’ está lejos de la estampa de este buen hombre.

Ante la enorme presencia de militares en la noche tailandesa uno podría pensar que la maldad campa a sus anchas. Que saliendo en Bangkok uno se juega el pellejo. Pero no van los tiros por ahí.

Entre mis colegas, por ejemplo, el único que ha sufrido un percance entre copas en los últimos meses fue el gandiense. Le robaron su teléfono móvil. Precisamente el mismo modelo que me birlaron a mí también hace un mes y medio en Barcelona, mientras yo veía un vídeo en el metro a las 6 de la madrugada. Tirón cuando se cerraban las puertas del vagón y hasta luego teléfono.

A mi compa el de Gandía, en cambio, le hurtó el móvil una señorita con colita en el baño de Narz, limpieza de sable mediante. Él, polla en mano, se preocupó más por el asunto entre manos que por las manos de la dama, que se colaron en el bolsillo de su pantalón. Tanto el gandiense en Bangkok como yo en Barcelona acabamos sin teléfono, pero al menos él también pudo acabar.

Pero volvamos a los de verde. Si están en la noche de Bangkok no es por la seguridad del personal, sino por la imagen social. Por lo que ellos llaman la tailandesidad, que dicen es la manera de ser de los tailandeses, pura y sin vicios; thainess en inglés. La Junta opina que todo lo relacionado con el libertinaje son costumbres que trajeron los hombres occidentales y que las características del pueblo siamés están en sintonía con la religión, los buenos modales y la rectitud moral. No sé cómo hicieron para reproducirse tanto.

Aún con semejante discurso, el Gobierno militar del primer ministro no electo, Prayuth Chan-ocha, tiene cada vez menos respaldo en su feudo, que es la capital. Según el centro de estudios de la Universidad de Bangkok, su aceptación ha caído hasta el 56%.

Desde luego, sus promesas de reconciliación social y de acabar con la corrupción han caído en saco roto. Hasta la mano derecha de Prayuth ha protagonizado un escándalo por corruptelas con relojes de lujo que ni Francisco Camps con sus trajes.

Prawit militar tailandia corrupción relojes

Al general Prawit, ministro en el Gobierno militar y mano derecha de Prayuth además de amigo íntimo desde la juventud, no se le ocurrió esconder una colección de relojes carísimos que lucía en actos públicos. Mientras, claro, decía al pueblo que hay que regirse por la máxima budista de vivir con lo justo, sin excesos ni opulencias. Las piezas con las que se ha visto al militar tienen un valor total de más de medio millón de euros, y eso las que se han visto. Valor económico que nadie sabe de dónde sale y que por supuesto no se declaró. Como tampoco se bajó del asiento el buen militar, que aludió que fue un colega el que le dejó los relojes. Gráfico elaborado por Bangkok Post con información de CSI LA.

Dentro de un año, los militares han de permitir unas elecciones seudodemocráticas que deberían haberse celebrado en 2015. Y el propio primer ministro no electo ya ha dejado caer que se plantea seguir dirigiendo el país pase lo que pase en las urnas.

Así que los militares están tratando de darse un baño de masas con eso que creen que tanto gusta entre sus simpatizantes: la lucha contra el libertinaje, más allá de su pugna contra la libertad; eso ya se sabe que lo llevan por la mano.

El asunto llega a ser cómico. Si por un lado han hecho mucho daño los de verde eliminando demasiados de los puestos de comida callejera, en su carrera por la pureza y la supuesta decencia de su pueblo incluso han llegado a prohibir hasta el Cuatro en Raya. Sí, el juego de mesa favorito de arañas, damas de la noche y muchachas de compañía en los bares al calor de los neones en Siam.

Conecta Cuatro bares Tailandia en raya

En realidad, las muchachas trataban de conectar con los clientes de los bares conectando fichas de cuatro en cuatro. Pero los de verde y la policía han vetado el juego porque, dicen, hay indicios de que con lo que conecta en realidad es con las mafias extranjeras. Otra prohibición cachonda en Tailandia. Mi favorita sigue siendo que salir de casa sin gayumbos, de comando, se considere delito.

La policía de Pattaya incluso ha comentado que se han hecho redadas e investigaciones de incógnito -donde algunos policías vestidos de calle iban a jugar al Cuatro en Raya con las damas- que certifican la perniciosidad del juego de mesa.

Ante semejante panorama, en el que hasta nos joden el Cuatro en Raya, ¿estamos frente al fin de la noche en Bangkok? No lo creo. Si bien los hay que dicen que Bangkok se ha convertido en el primer trimestre del año en una ciudad con menos fiesta que Matalascañas, a mí que me dejen en Siam.

Ha habido semanas complicadas, cierto, en las que se respetaba la Ley y todos los garitos cerraban a las 2 de la madrugada. Podemos decir que el asunto se puso peludo. Muy peludo. Y de manera poco figurada, porque el único tugurio que muchas veces abría hasta las tantas fue Shock 39, el antro favorito de los indios y árabes. Mucho bigote y demasiadas barbas con quienes copear hasta las tantas.

Luces rojas prostitución Bangkok

Las zonas de luces rojas siguen como siempre. Bueno, han instalado un techo en Nana Plaza para que no se moje el personal en época de lluvias. Que lo de refugiarse al calor de lo calenturiento siempre es vendible. Foto: Paula Bronstein.

Sin embargo, todo se ha normalizado, que en Bangkok eso significa torcerse hacia la anormalidad. Las discotecas siguen abiertas hasta las tantas de la madrugada, vuelve haber opciones de alargar hasta bien entrada la mañana y la capital de Tailandia sigue siendo también la del jolgorio.

Muchos olvidan que estos problemas de cierres en la noche de Bangkok son algo cíclico, llevan ocurriendo desde hace más de dos décadas y es normal que, tras un cierto periodo de tiempo, los militares o la policía se den un baño de masas y les dé por aplicar la Ley de horarios. Suele suceder frente a escándalos o acontecimientos políticos.

Y cuando eso ocurre, siempre queda la opción de bajar a Pattaya, donde es jauja todo el año. Como el pasado fin de semana, en el que nadie sabe por qué, volvió a cerrar todo a la 1.30. A mí, por fortuna, me cogió en la ciudad costera.

No hay que sufrir demasiado, si bien el panorama nocturno de Bangkok se ha transformado. Al final de este texto daremos algunas opciones de qué hacer en la noche de la capital estos días. Sí, es cierto que muchas noches lo cierran todo demasiado pronto. Pero eso es algo que siempre ha ocurrido de manera aleatoria.

 

La ‘dolorosa’ transformación de la noche de Bangkok

 

Hillary 2 Bangkok

Hillary 2 en Bangkok trata de compensar a quienes echan de menos el Climax. No es lo mismo, pero divertido es. Además de dantesco. ¿Lo mejor? Música ochentera y noventera en directo para los dinosaurios como yo.

A la noche de Bangkok la han capado durante un tiempo, vale, pero todo vuelve a esa particular normalidad. Sin embargo, lo hemos comentado al principio. El desfase en el desarrollo de Tailandia afecta a todo en el país. También a la noche. Y algo está cambiando.

El Reino de Siam es cada vez menos ese país barato y donde todo es fácil de conseguir. A su vez, llegar a Tailandia es más económico que nunca, y más fácil. Sobre todo para los turistas de muchos de los países de la zona que vienen con ganas de demostrar que tienen dinero para quemar.

¿Cuánto ha cambiado el precio de una noche en Bangkok en cinco años? Prácticamente todo cuesta el doble ahora mismo. Donde las botellas valían 1.100 bahts ahora cobran 1.900. Peor aún es en las zonas para extranjeros polla en manoQue el whisky pase de los 3.000 bahts en una discoteca del soi 11 de Sukhumvit es fácil. Y si a eso le sumamos que el baht está realmente fuerte, nos damos cuenta que la fiesta en Bangkok deja un agujero en la cartera dos veces más grande que hace unos cuantos años.

Este fuerte aumento de precios ocurre por dos motivos principalmente:

  1. El precio del alquiler de los locales está desbocado. Un ejemplo: Climax cerró el año pasado y trataron de reabrirlo, pero les pedían un millón de bahts mensuales por el espacio del párking en el hotel Ambassador, unos 26.000 euros. Y eso, sumado a las mordidas de la policía, es mucho dinero. Toda discoteca que quiera abrir más allá de las 2 de la madrugada tiene unos costes demasiado elevados.
  2. Cada vez hay más turistas, y muchos de ellos son coreanos, chinos, indios y de otras nacionalidades a las que les gusta exhibir su poderío económico. La escena del turista asiático en la discoteca con la botella más cara de la carta para invitar a las señoritas de compañía es cada vez más habitual.

Mucho ha cambiado en la noche de Bangkok en unos cuantos años. Route66 parece que morirá de éxito si algún día los jóvenes chinos dejan de visitarlo, Scratch Dog se ha convertido en un gueto para coreanos y japoneses donde pueden compartir espacio sin mirarse mal. Y lo de acabar la noche en Swing ya no es lo mismo que era antes.

Sin embargo, el panorama no es tan feo como pueda parecerlo tras leer estas líneas. Todo se ha transformado, cierto, pero Bangkok sigue siendo una ciudad espectacular de noche. Es algo normal, y seguimos en una ciudad espectacular para salir de fiesta. ¿Cómo está todo ahora mismo?

 

Saliendo de extrarradio nunca nada falla… ¿o no?

Si algo se rompe en la noche de Bangkok más conocida, esa a la que uno puede llegar fácilmente desde el centro y cuyas discotecas conocen todos los taxistas, siempre nos queda el extrarradio. Es más, es en las discotecas en las afueras donde nunca nada suele ir mal. Van por libre.

Como ya comenté por aquí tiempo atrás, la noche en el extrarradio de Bangkok tiene su qué. Y aunque a veces los garitos huelan a salsa de pescado y a guindilla, es la única experiencia en la que realmente podrás vivir eso de que no haya otros extranjeros ni nadie hable inglés. Excepto en contadas ocasiones, claro. Allí los precios siguen siendo baratos, además.

Estos días en que los militares cerraban todo en Sukhumvit, Silom y en Ratchada -las caras visibles de la noche bangkokiana-, en los tugurios de Raminthra, Srinakarin, Rama III u otras calles alejadas de la mano de Buda siempre había acción.

Eso sí, el extrarradio no es para todo el mundo. Música tailandesa machacona, hijos e hijas de Siam que no hablan inglés y nula seguridad si pasa algo. Pero bien se merece una visita ese ambiente.

 

El asunto nocturno en horarios razonables

El horario habitual de salir en Bangkok es a partir de las 22 horas. Se puede llegar a una discoteca antes, claro, pero no habría mucha gente. Algunas de las mejores discotecas empiezan a estar llenas a esa hora y aguantan abiertas al menos hasta las 2 de la madrugada.

Uno de los referentes es la zona de RCA y sin duda Route66 es el lugar quizás más famoso de Tailandia para copear. A modo personal, diré que es para mí la discoteca más impresionante de todo el país. Y además de las más baratas, si bien los precios se han disparado en los últimos cuatro o cinco años. A casi el doble.

Empezar en Route66 es siempre un acierto. Pero, ahora mismo, la discoteca vive un momento de cambio. Hace unos tres años empezó a ser un garito demasiado popular entre los occidentales, y desde hace algo menos son los jóvenes chinos los que llenan el lugar. Ahora mismo, si quieres evitar aglomeraciones y coger una buena mesa, lo ideal es llegar en fin de semana sobre las 21.30. En miércoles o jueves, el local sigue siendo espectacular.

La zona de Thong Lor se ha vuelto cada vez más exclusiva para el público tailandés de billeteras abultadas, si bien yo creo que acercarse a Safe House es muy recomendable. Las habituales como Demo, en fin de semana, están imposibles de espacio.

En los últimos años han aparecido también locales para occidentales con ganas de dejarse el sueldo y tailandeses con ínfulas y ganas de mezclarse con gentes de ojos rasgados. Ce La Vi -antes llamada Ku De Ta- es una de ellas, y quizás la más espectacular. A mí me gusta mucho más Sing Sing Theater, es una discoteca preciosa. Eso sí, no voy mucho porque el nivel de postureo es tremendo y la cartera sale sangrando del lugar. Para copear en un garito limpio y caro, eso sí, me gusta más el ambiente salsero de Revolución Cocktail.

 

¿Y qué nos queda de la madrugada, el canalleo y el mañaneo?

Insanity Bangkok

Insanity es -para algunos- la nueva referencia en la noche canalla de Bangkok.

Quizás el lado de la fiesta bangkokiana más afectado es la cara salvaje, la diversión de los canallas en Sukhumvit. El turista polla en mano y los amantes del neón que gustan de bailar hasta las tantas han sufrido el deterioro de un jolgorio que se ha mudado más hacia Pattaya.

El cierre de la discoteca Climax afectó a mucho canalla español. Ahora mismo, Hillary 2 en el soi 4 de Sukhumvit trata de compensar con una oferta similar en un antro que no da mucho de sí. Tienen los carteles del Climax en el garito, tocan las mismas bandas y hasta repiten los camareros del club del párking. Pero el ambiente es un poco provinciano, recuerda a un tugurio de pueblo perdido. A veces cierra a las 4. Si te gusta lo decadente como a un servidor, igual le coges el punto. Yo suelo disfrutar del lugar.

La discoteca canalla de moda -con muchas señoritas de ese trabajo que no paga impuestos- es el renovado Insanity en el soi 11. El local es elegante, tiene un set de luces potente y da imagen de discoteca importante. Yo suelo ir casi cada semana, ya que es de lo mejorcito que cierra entre las 4 y, con suerte, las 5.

Pero Insanity tiene el problema de sangrar la cartera con demasiada facilidad. Hay días que la entrada vale 300 bahts, otros días hasta 700. “Es que hoy está pinchando un tío que vete a saber quién es, así que hay que pagar por su show”, suelen decirte a la entrada. Solo me ha interesado ir a Insanity por quien pinchaba los días que ha estado allí DJ Nano, un tipo fantástico.

Las cervezas luego se van a los seis euros y medio en Insanity. Y la botella más barata a los cien dólares. Precios de discoteca española en algunos casos. Y si con la botella recién comprada entran los militares o la policía a la 1 de la madrugada ese día, menuda gracia te hacen.

Y sin embargo, es a Insanity donde más contento suelo ir cuando pasan las 3 de la madrugada. Molesta lo de los precios, pero muchas noches son divertidas por allá.

A muchos les sigue gustando bastante Levels en el soi 11 -que cerró por reformas y ha reabierto con una subida de precios notable-, pero para ir a un lugar supuestamente elegante prefiero ir a Sing Sing Theater. No es lo mío Levels. Ni su clientela de cenicientas con tacones de aguja y negocio entre las piernas que por una noche se disfrazan de divas.

Narz es otra discoteca que suele aguantar abierta hasta bien tarde. Es una de las discotecas favoritas de los tailandeses que pierden la cabeza por una papelina, con muchas mandíbulas marchosas y ojos en órbita. Gusta mucho el local también a los que gozan de la música electrónica poco común.

¿Y qué hay más allá de las 4 o las 5 de la madrugada? El infame -si bien adorable- Swing cerró hace menos de un año por drogas. Ahora mismo, el local inicial de Swing abre algunas noches en su planta baja, pero de manera muy edulcorada. No es lo de antes.

El último recurso es un karaoke local que hay justo al lado de Shock 39, la discoteca favorita de los indios marchosos con ganas de darle una alegría a su bragueta. En la misma zona hay casas de masaje donde en lugar de masajear lo que hacen es sacudirle la nutria al personal.

Sin embargo, al lado de la entrada de Shock 39, ya en Petchaburi, hay un pasillo con neones que lleva a un karaoke que abre hasta tarde. Otra opción para alargar hasta el mañaneo es The Penny Black en Soi Cowboy. Cuando abre, claro.


En resumen, pueden haber capado a la noche de Bangkok temporalmente, pero la capital siamesa sigue siendo uno de los referentes mundiales en esto que es guarachar. Por mucho que se diga. Y aunque los cierres de discotecas se hayan hecho más habituales.

Un ejemplo fue el pasado Songkran, en el que el Gobierno militar y los dirigentes de Bangkok dijeron que se daría cerco al alcohol, a los paños menores mojados e incluso a las pistolas de agua. Y en el vídeo que grabamos y que está sobre estas líneas se ve claramente que, pese a la palabrería, el jolgorio fue (casi) como siempre.

Algunos dicen que prefieren mudarse a Camboya tras esta fiesta capada en Bangkok, sobre todo los más canallas. Pero ellos lo tienen más fácil y mejor seguramente en Pattaya. Y a falta de no poder salir de fiesta en Tailandia, yo me quedo antes con la noche en Manila, la más fina de las Filipinas.

GD Star Rating
loading...

También te puede interesar...

10 comentarios

  1. Herr Peter dice:

    No sabes como me ha alegrado volver a leerte. Por una parte por el texto y por otra por las noticias que aportas.
    No descartes que nos veamos por el Hillary2, decadencia al poder. En el black penny estuve hace años duarnte otra oleada de puritanismo, en ese caso era cosa de Thaksin.
    Yo lo que echo de menos es mi “oficina” del soi 13 que lo tiene mal para reabrir porque está en plena calle.

    • Nos veremos entonces, avisa cuando estés por aquí. Ayer mismo estuve en Hillary hasta que cerró algo más tarde de las 4. Y lo de la oficina… pues seguro. A mí me quitaron la mesita de Nana, pero fue porque la mujer mayor falleció.

  2. Sergi dice:

    Creo que me quedo con el comentario:
    ‘. Otra prohibición cachonda en Tailandia. Mi favorita sigue siendo que salir de casa sin gayumbos, de comando, se considere delito.’ No soy muy de comandos pero me ha impresionado.

    De todas formas, como bien dices, el extraradio sigue teniendo antros memorables. Creo que acabe en Fusion con su karaoke que abre a las 6. Obviamente la clientela habitual de los garitos pero sin demasiado farang ni arañas.

    Haloween era todo un cuadro!

  3. Aaron dice:

    Hermano Español Siames

    como se le extrañaba pues hombre, si la censura en Tailandia parece algo tan songkradamente divertido muchas veces que seguirá siendo mucho mejor que vivir por estos lados del mundo donde por obligación y definitivamente debo decir que su resumen sera mucho mas divertido un cierre de 2 am en una discoteca debes en cuando que un cierre de casa a la 1 am por que mi resumen es la misma mierda y me estaba volviendo loco en silencio por que al menos buda estaba relax en silencio y si no hubiera aprendido algo de eso ya me hubiera tirado del puente de las americas, por que aquí hermanazo español aquí debo lidiar en mi trabajo con unas evangélicas que como sabes prefieren ir a su fanaticada iglesia a bailar con ropa a sus pastores por que alli ni se encuentra la estatua de Jesus puesta por que dicen que eso es idolatría, y a mi un baile asi mejor ni voy, prefiero llamar a los noruegos de mayhem para ver si queman esa vaina y asi me dejan en paz por que, esta gente anda por todos lados con sus vibras. Hermano que aburrido es esta gente, coño, no soporto estar entre estas mujeres así.Le digo alli podrá nacer una Cindy Crawford o algo parecido pero a mi me va a importar un carajo su físico, horrible mundo e hipocrita.Coño tuve que agarrar mi guitarra y poner jarabe de palo para ver si algo pasaba por que estaba jodidamente aburrido, Coño Realmente es mejor los inciensos de buda y las gatitas siamesas que esas putas evangelicas que nada mas sirven para joder el alma y no joder rico en la cama como una siamesa. En otro resumen tengo un amigo indio que me manda videos de los burdeles de bangladesh y las indias de por allá que se encueran, no se que me quera decir con eso pero una vez que le toque el culo a una hindu cruzando la calle me despiste y movi el brazo para caminar y alli se fue la tocada de nalga, con lo que vuelvo a ver y vi que ese grupito sonrio…….jejejej a lo que le chateo y me dice que soy el maestro jedi que le enseñe el sable con luces pero no las he visto mas. Salen muy poco creo que tiene que ver con su vegetarianismo y las pocas opciones que tienen en un país que no es vegetariano por fe o no se que sera. Pero cada vez mas debo conformarme con las latinas que no es que sean mi gusto preferido por que las chinis se ven bien pero no hay mucho contacto, al final no recomendaría a nadie buscar novia,romance,amistad o lo que sea con asiáticos en un país latino. Parece una sociedad bastante apartada viviendo entre latinos. Muchas veces pienso que es cuestión de conciencia y cultura, muchas veces pienso que tampoco es el mejor lugar por que hay mucha influencia.

    Para eso existe Siam………….
    Asi que si de diversión se trata cualquier resumen de Thailand es excelente compañía.
    Amigo usted que opina de bangladesh? al parecer Siam es mucho mejor en ese aspecto, podría decir que cambodia es mejor pero vi un buen par de indias buenonas, aunque pienso la india esta mejor que bangladesh.

    Al final hermano creo que en las afueras de Bangkok podría ser una tremenda fiesta y por que no irse a Udon Thani donde se dice que la mayoría todas son de ese lugar y si es mas barato una fiesta al estilo thai del campo debe ser toda una experiencia con precios de pueblo quizás hasta puede ser como para quedarse por alla y no volver.

  4. Mauro dice:

    Te dejo un dato de color Luis, el mismo manager de Ce la Vi, que es puertoriqueño es manager o uno de los dueños de revolución. Pude conocerlo una vez que fui a CLV y perdí mi cédula.
    Una de las discotecas que mas me gusto fue Onyx, si bien es más tirada para música electrónica, esta muy bien ambientada y no era tan cara (tampoco lo es RCA si se comparan precios con los de Argentina por lo menos).
    Estando en Thong Lor, me sucedió que los thais miraban raro, no habia muchos occidentales por esa zona, o quizás es considerado un lugar de “elite”?

  5. Edgar dice:

    Hola Luis,

    Un placer volver a leerte. Ya se echaba de menos.

    A ver si a final de año que es cuando voy para allá, la fiesta vuelve a lo que solía ser. Aunque yo soy de los que a las 3 ya me recojo.

    Un saludo

  6. Aaron dice:

    Luis compadre tengo una pregunta sobre la vida siamesa, dicen que las provincias mas lejanas donde no hay muchos farangs son lugares mucho mas baratos para vivir, estuve viendo algunos videos que los expats exploran y recomiendan pues la comida y otros servicios no tienen precio farang como en Bangkok. Un pequeño ejemplo seria este lugar https://www.youtube.com/watch?v=SzH4LEqcZSs

    y que opinas de samut prakan, Nonthaburi,Ang Thong,Singburi,Chainat,Tak,Nakhom Phanom y Phitsanulok ? Espero puedas contestarme amigo mio. Gracias, Luis el Sabio Selector.

  7. Jaime64 dice:

    Me alegro de leerte nuevamente Luis.
    Un saludo a Herr Peter.

    Buenas noches!

  8. Malandro dice:

    Qué bueno, luis! Qué sería de nosotros y nuestros largos inviernos sin ti…
    Varias cosas:
    Primero, voy a encargar una misa por la mesita de Paco, y por su dueña, ya que estamos, pues cuentas que ha fallecido. R.I.P.
    Segundo: Joderes… lo que se te echaba de menos…!!!
    Tercero: Felicidades.
    Y cuarto: Aprovecho para saludar a Herr por este medio, que siempre es bueno saber de él.
    Un gran abrazo com muy gratos recuerdos de Krung Tep….

  9. Un placer leeros en los comentarios. He vuelto y con la intención de escribir más a menudo. El siguiente artículo para la próxima semana será totalmente distinto y además muy personal. No tendrá nada que ver con la temática aquí narrada, si bien saldrá una de las discotecas mencionadas. ¡Gracias por estar ahí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>