Policías buenorras para calmar las revueltas tailandesas

Policía buenorra en Bangkok contra las revueltas

La lucha entre el Gobierno de Tailandia y la marea de opositores que exigen su dimisión se recrudece. La violencia ha escalado notablemente esta semana, tras protestas festivas cargadas de noodles y souvenirs revolucionarios. Un escenario ante el que la fuerza presidida por Yingluck Shinawatra ha tenido que usar su arma secreta para aplacar a los manifestantes.

Dos agentes de policías bien guapos capaces de calmar a las masas y hacerles olvidar por qué estaban allí. Porque en Tailandia no hay mejor manera de aplacar cualquier problema que apelando al corazón.

Y es que el corazón tiene mucha importancia en Siam. Su propio idioma lo dice todo. El verbo comprender en tailandés se dice khro jai, que se traduciría como llegar al corazón, a una persona generosa se le denomina jai dee, corazón bueno. Temperamental es jai ron, corazón caliente, y para decirle a alguien que se tranquilice has de soltarle un jai yen yen, corazón frío.

Es por eso que, para parar a todos esos jai ron que en masa gritaban y amenazaban al Gobierno el pasado miércoles -un día antes del crucial aniversario del Rey-, lo mejor fue apelar al jai de los enfadados y hacer que se enamorasen de una bella y melosa policía, además de un guapo agente. Fotos que recoge con gracia la gente de Coconuts Bangkok.

 

Una policía cañón hace que los manifestantes quieran hacerse fotos con ella

 

Policía buenorra en Bangkok contra las revueltas

Los manifestantes dejan a un lado su guerra y se enamoran de la policía. Fotos: Facebook.

 

El arma secreta de la policía tailandesa fue enviar al núcleo de la protesta a Anchulee Thirawongpaisan, más conocida en el cuerpo -y gracias a su cuerpo- como “Doctor Air”. Además de ser una cara bonita -muy bonita-, nuestra Doctora Aire es la portavoz jefe de la Royal Thai Police, y también se dedica a curar males como psiquiatra en el hospital para policías. Policía buenorra en Bangkok contra las revueltas

Nuestra amiga Anchulee es ahora la encargada de lidiar con las masas de manifestantes. Se dedica a negociar con ellos y calmar sus ánimos a base de buenas palabras. Y aplica su experiencia como psiquiatra para camelarse a los manifestantes. A la vista está que lo ha logrado.

En una hora, nuestra Doctora Aire logró paralizar a los hombres que allí se manifestaban, a cambio de hacerse fotos con ella. De gritar como energúmenos contra el Gobierno pasaron a hacer cola para hacerse fotos con ella.

Los Facebook de de los camisas amarillas ahora están llenos de fotos con la señorita. Por cierto, no dejéis de visitar el perfil de Facebook de nuestra mujer policía favorita. Allí tenéis miles de fotos de ella en las más variopintas situaciones.

Peculiar pero elaborada estrategia la de apelar al corazón de los muchachos tailandeses. Porque si bien las protestas tienen una pinta complicada en televisión, no son tan duras como lo fueron en 2010.

En aquella época eran los camisas rojas quienes se manifestaban, gente de los pueblos pobres con mucho que perder. En cambio, los camisas amarillas están formados por clases sociales mejores, todos son gente urbana de Bangkok, y en las manifestaciones se venden noodles e incluso souvenirs de revolucionario contra el poder político de la señora Yingluck.

¿La mejor manera de contrarrestar su fuerza? A la vista está. Que la policía ponga una cara bonita al frente. Mientras en España nos lanzan a los antidisturbios, en Bangkok basta con una mujer hermosa. ¿Y si a los indignados los hubiesen intentado sacar de las plazas españolas con Pilar Rubio vestida de policía?

 

De las fuerzas de la ley a la autofoto en Facebook

 

Policía de Bangkok a la hora del himno

Nuestro hombre se puso recto como una vela ante el himno de su tierra y rectas como velas se quedaron también las muchachas que lo observaban. Foto: Twitter

Será lo del uniforme. Pero la Doctora Aire no iba a ser la única en encontrar la gloria. Al fin y al cabo, hombres y mujeres van a las manifestaciones, así que era necesario que un hombre también lograse encandilar a las muchachas del lugar.

Policía de Bangkok que se hace un selfie

Con la fama que le ha dado su foto patriota, ahora Pao se dedica a hacerse ‘selfies’ en el trabajo para subirlas a las redes sociales.

El elegido fue el capitán Nithithanon Pathiranchai, más conocido como “Capitán Pao”. Nuestro Capitán Pao logró la fama con la pose policial que se ve en la fotografía de arriba.

A las 6 de la tarde en Tailandia suena el himno nacional en parques, estaciones de tren, edificios públicos y otros lugares. Y la marabunta paró a las seis en punto para rendir homenaje a su país, la protesta bien podía parar un rato. Ese fue el momento en que nuestro patriota alcanzó la gloria.

Como buen patriota, el Capitán Pao posó para esa gran foto. Una foto que corrió por Internet y pronto se ganó buena fama con las manifestantes femeninas. ¿Quién lo iba a decir? El éxito demasiado pronto picó a su puerta. Empezaron a compartirse las imágenes del bueno de Pao por Facebook y Twitter, todo el mundo hablando de ese guapo policía.

¿Cómo pudo acabar la historia? Pues ahora nuestro capitán se dedica en la comisaría a hacerse autofotos y subirlas a las redes sociales. Aquí podéis ver algunas de sus mejores instantáneas. Y también una bonita autofoto de la querida Doctora Aire, que hace posados en uniforme cuando va a aplacar manifestaciones.

Ahora entiendo por qué los uniformes policiales en Tailandia son tan ajustaditos y entallados como si fuesen trajes de discoteca. Así pueden hacer honor a esa expresión del cuerpo de policía.

 

Una policía cuanto menos simpática

 

Doctor Air Policía de Bangkok

Otra de las miles de imágenes del Facebook de la doctora Air. ¡No dejéis de visitarlo!

Lo de los polis guapos también ocurre en el  caso de la policía turística. Que en lo único que son especiales es en que hablan inglés y son más guapos. Mucho más guapos. Aunque solucionar problemas no te solucionan mucho, para eso has de ir a los de siempre.

La policía tailandesa puede ser criticada por muchas historias de ultratumba. Y corruptos en el cuerpo seguro que los hay a puñados. Pero, como detalle personal, yo sólo he tenido muchas y muy buenas experiencias con la policía en Bangkok.

Con ellos he hablado de fútbol mientras buscaban droga en mi barrio. Una vez, en un control de carretera, una pareja de policías quiso practicar su inglés conmigo y ahí estuvimos de cháchara, sin siquiera pedirme el permiso de conducción o los papeles del coche.

Cuando en 2011 el país se inundó, en Ayutthaya un capitán general me montó en su jeep para cruzar las inundaciones y se desvió para dejarme en otro lugar. Y una de las mejores situaciones fue cuando mi hermano Bali y yo le preguntamos a un agente motorizado por una dirección que también él desconocía en Phahon Yothin. Montamos los tres en su moto a lo Vespino, sin casco ni nada, y nos llevó por el barrio preguntando a los lugareños por la calle hasta que dio con ella. Bromas incluidas durante el trayecto.

Y sí, los habrán muy malos malosos en la policía tailandesa. Yo a veces los veo tranquilamente bebiendo una cerveza de uniforme apoyados en uno de sus coches y tan malos no me parecen. Pero los taxistas siempre dicen tamruat mai dee, policía muy mala. Será que yo he tenido suerte y me he encontrado sólo a los más risueños.

 

Valora el artículo

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Aaron dice:

    Bueno si no hay algo bueno que ver en uniforme o como sea estamos jodidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *