El Batman de Siam: Vendedor de día, justiciero de noche

batmovil Tailandia

En Bangkok hay mucho fan de casi todo. Desde tipos que coleccionan toda la colección de zapatillas Converse fabricadas en el mundo hasta los que se disfrazan de Ironman para correr una mini maratón. Así es normal que un día vayas a coger el tren y te topes con un soldado imperial de La guerra de las galaxias saliendo de la estación. Pero quien se lleva la palma es el Batman de Tailandia.

La primera vez que lo vi, a principios de este año, fue en su Batmóvil, parado en un semáforo cerca del barrio chino. El coche, fascinante, lo reconocí como una réplica del que aparecía en la fantástica película de 1989 dirigida por Tim Burton. En aquel momento me sorprendió que el tipo que conducía semejante trasto fuese tan desconocido como el motero disfrazado de Depredador.

Este fin de semana su fama ha subido como la espuma en Tailandia. La televisión y los periódicos han hablado y mucho de él, ya que fue parado por la policía en mitad de un atasco. Ni el Batmóvil se libraba del insufrible tráfico de Bangkok. La sorpresa fue mayúscula para los agentes cuando vieron que del coche se bajaba Batman. Más o menos.

batmovil-tailandia

El detalle importante es que, igual que en el Batmóvil que conducía Michael Keaton, no hay matrícula. Foto: Policía de Bangkok.

batmóvil en Tailandia

“Con este tráfico no llego a la llamada del comisario Gordon”. Foto: Policía de Bangkok.

Eso ocurrió el viernes pasado. Durante el día en que se celebraba el evento nacionalista de Bike for Dad para homenajear a la monarquía siamesa. Con la mitad de las avenidas importantes de la capital cerradas al tráfico, el resto de vías estaban a rebosar. Ahí estaba parado nuestro hombre.

La policía lo vio a través de las cámaras de seguridad y le obligaron a apearse y a ser interrogado en el puesto de mando. Allí estuvieron más de guasa y pendientes de hacerse fotos que de investigar al Batman de Tailandia.

Batman de Tailandia y policía

Los agentes no pudieron evitar hacer las fotos de rigor al hombre del traje negro. Tampoco requirieron que se quitase la máscara, que no sabes cómo reaccionaría Batman. Foto: Policía de Tailandia.

En la televisión tailandesa han mostrado durante todo el domingo las fotos que ya corrían el sábado por varios blogs. El fenómeno viral del Batman tailandés llegó, precisamente, porque la policía trató de meterle mano. Es más, se llevó unas pocas multas.

Según han explicado los agentes, Batman se identificó como propietario del vehículo. Pero no pudo mostrar los papeles en regla. Le faltaban la mayoría de los documentos y homologaciones, obviamente. Además, el coche no tiene matrículas. Por no llevar encima, ni siquiera Batman tenía a mano la licencia de conducción tailandesa.

En cualquier país occidental eso hubiese servido para que al fan del hombre murciélago le hubiesen requisado el coche y, posiblemente, hubiera acabado con sus huesos en comisaría. Aquí, le dejaron ir con una sonrisa y un par de fotos. La multa le llegará a casa -si llega-, pero pudo seguir su camino.

Y, ¿qué quieren que les diga? En este caso concreto, mejor de esta manera. Si podemos encontrar tipos así en este país es porque no se les cae el pelo al chocar con la autoridad. Aun así, es una pena que la historia que se haya compartido del Batman de Tailandia sea únicamente su incidente con los de marrón. Porque hay mucho más.

 

¿De dónde sale el Batman de Tailandia?

 

Batman de Tailandia

En realidad, el Batman de Tailandia se dedica a vender muñecos de Batman en una tienda en el mercado de Klong Thom. Foto: Khaosod.

Nuestro amigo es, obviamente, un fan extremo de Batman. Casi podría decirse que vive cerca del murciélago en cualquier momento del día. En su trabajo y en sus aficiones. Tras hacerse famoso su rifirrafe con la policía el viernes, ayer sábado le hicieron una entrevista en Khaosod, además de otros medios, para saber quién es el hombre tras la máscara.

El tipo en cuestión se hace llamar Pit Batman Hero (พีท แบทแมน ฮีโร่) y tiene 29 años. Loco por el superhéroe desde niño, hizo de ello su trabajo. Tiene una tienda en el mercado de electrónica de Klong Thom, en Bangkok, donde vende figuras y muñecos de héroes del cómic y del cine.

Por supuesto, lo que más se ve en su tienda son muñecos de Batman.

Batman de Tailandia Klong Thom

Vendedor de muñecos durante el día, a la noche se disfraza de su personaje favorito. Foto: Khaosod.

Batman de Tailandia Klong Thom

El moto-taxista afortunado que logró el selfie que todos querríamos. Foto: Khaosod.

Al acabar su trabajo, siempre hay al menos una noche a la semana que se enfunda el traje de Batman y sale a patrullar por las calles de Bangkok. Si bien el coche es lo más impresionante que conduce, suele montar más a menudo una Honda NSR Repsol. Así la policía no se enfada.

A veces, se junta con un grupito de colegas que llevan disfrazes de otros héroes como Superman, Masked Rider, Spiderman o del mismo Depredador que hemos comentado previamente. Ya hablaron de ellos en los medios tiempo atrás.

Pero, ¿qué hace en sus patrullas el bueno del Batman de Tailandia? Pues, en lugar ir a por los malos -para eso ya están los que lo detuvieron-, se dirige a ayudar en orfanatos. A veces, con sus amigos los otros superhéroes y habitualmente solo.

Batman de Tailandia

Batman en el orfanato.

Allí va a hablar con los niños, les lleva regalos, se hace fotos e intenta colaborar en lo que pueda por los chavales que no tienen hogar. También se dedica a otras historias de beneficencia en el país, como repartir comida a los que tienen menos.

Cuanto menos, esa es la historia que explica. Si hay algunos trapos sucios lo sabrá él mejor, pero nadie es perfecto y sólo por su labor con los niños ya se merece todo el respeto. También por parte de los policías que le interrogaron al encontrarse un coche sin matrículas.

Lo que él comenta es que su pasión tampoco está exenta de sinsabores. A sus 29 años, Pit explica que sufrió mucho por culpa de su ex novia, quien lo dejó tras muchos años juntos. La chavala no soportaba su pasión por Batman.

Vamos, que el bueno de Pit dedicase más tiempo a su Batmóvil y a sus patrullas en lugar de a sus tareas habituales de novio no le hacía gracia a la muchacha. Las selfies -sin disfraz- comiendo en el centro comercial no se pueden descuidar. Así que, aburrida de Batman, rompió con el murciélago.

Aun así, yo no dudaría que su pasión le llena lo suficiente como para llevar mejor sus problemas amorosos. Y siempre puede encontrar este Batman tailandés a otra mujer que entienda mejor sus aficiones, que seguro que la hay. Por mi parte, os recomiendo que sigáis su Facebook. Allí encontraréis fotos e historias junto a sus colegas haciendo de las suyas. Toda una delicia.

Valora el artículo

También te puede interesar...

5 comentarios

  1. Rob dice:

    Ese Batmobile es espectacular, pero me quedo con el Predator en moto, que nostalgia…

  2. Aaron dice:

    jejejej….. El Batman Tailandés no le ponen multa.Mierda deberás que si creo que por occidente hasta lo dejan sin carro. Pero bueno el tio hace labor social, pues tiene lo de superhéroe en mente.

  3. Rubén dice:

    Aqui al ladito de Tokyo, en Chiba, tenemos a este colega que hace algo parecido:
    http://en.rocketnews24.com/2015/04/14/meet-the-man-behind-the-mask-we-head-to-chiba-for-an-exclusive-interview-with-chibatman-【video】/
    Pero lo del Batmobile es dificil de superar… En Tailandia hay nivelazo en esto del cosplay, por lo que se ve xD

  4. Rubén García dice:

    Yo fuí un fanático buscador linternero en el mercado nocturno y claro q conocí al bueno de Pit. Y no sólo eso, si no también a Robin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *