¿Está Tailandia al borde de una crisis?

Crisis en Tailandia bahts

Joy no quiere quedarse atrás ante sus compañeras de trabajo y decide comprar un nuevo bolso de lujo. Cuando la dependienta pasa su flamante tarjeta de crédito fraccionado, la factura sube a mil dólares. Algo menos del doble de lo que cobra en un mes, así que la deuda se pagará en diez plazos.

Al salir de la tienda con su nuevo bolso, su novio la está esperando. El muchacho busca cualquier excusa para pasear su recién comprado Honda Civic. Le quedan cinco años para pagar los 25.000 dólares que vale el coche. Y juntos van a ver un nuevo condominio que está a medio construir en Bang Na. A casi 60.000 dólares la habitación más barata.

Mientras, en las oficinas bancarias tailandesas se siguen concediendo hipotecas, ofreciendo nuevas tarjetas de crédito y llamando a los clientes cuando han acabado de pagar la deuda de un coche. No pasa nada. Ya que sus jefes les dicen que sigan endeudando al personal, todo va bien.

Porque los directores de esos bancos sólo han de tocar un par de teclas y vuelven a tener efectivo para poder ofrecer hipotecas, préstamos y tarjetas a sus clientes. El dinero llega fresco y sobre todo en dólares y, ¡qué más dará cuánto suba la deuda! Se devuelve poco a poco. Y si el Gobierno también pide más y más deuda, será porque se puede pagar.

Todo esto ha funcionado muy bien hasta hace poco. Pero, ¿y ahora que el dólar se ha fortalecido y su valor sube como la espuma? Porque, en ocho años, Tailandia ha duplicado su deuda externa, y devolver el dinero sale hoy mucho más caro.

Así que el país -y prácticamente toda Asia- se enfrenta a la dura decisión de si devaluar su moneda para agilizar la economía o mantenerla arriba, junto al dólar, encorsetados en el valor de una deuda que no quieren que suba. Precisamente un escenario similar a 1997, cuando se produjo la crisis de los tigres asiáticos.

¿Está la crisis en Tailandia a la vuelta de la esquina?

 

El baht por las nubes

cambio euro baht

En un año, en el cambio de moneda hemos perdido diez bahts por cada euro. Y eso es mucho dinero.

Hay algo que todos los gobiernos militares han hecho en Tailandia. Devaluar el baht y poder ser más competitivos en tiempos difíciles. Sin embargo, el general y ahora primer ministro Prayuth Chan-ocha ha decidido no tomar esa senda. Le gusta más la comedia, sobre todo cuando hay que contar un chiste sobre americanos.

Sin embargo, es normal que exista resistencia en Tailandia a bajar el valor de su moneda. Mientras que los europeos miramos con temor las caídas del euro -hemos perdido 10 bahts por euro en el tipo de cambio en un año-, el gabinete económico de Siam prefiere no usar la carta de bajar el valor de su moneda. Al menos de momento.

Porque todas las potencias emergentes de Asia han vivido de la borrachera del dinero barato que venía del exterior. El dólar caía en picado tras el derrumbe de Lehman Brothers y la nueva crisis hizo que los tipos de interés estuviesen casi en cero y entrasen dólares a porrillo, ya que el interés en Tailandia era elevado. Con toda esa entrada de dinero, la deuda externa del país se dobló entre 2007 y 2013. La entrada de capital, además, hizo que el baht creciese un 30%.

¿Qué consecuencias tiene todo ello? Primero, la aparición de una enorme burbuja crediticia, que dio salida al boom inmobiliario tailandés y a que todos, desde los trabajadores poco cualificados hasta los más poderosos, se hayan endeudado hasta las trancas. ¿Y después?

Ahora, con semejante deuda, el Gobierno de Tailandia teme a las posibles subidas del tipo de interés en el dólar. Ya que la deuda externa se paga mayoritariamente en dólares. Y más importante: si sube el tipo de cambio con el dólar, también será más caro devolver el préstamo.

Así que, de momento, el baht se mantiene alto. Al nivel del dólar. Algo a lo que debemos acostumbrarnos los que tenemos euros. Si bien el Gobierno tailandés ha bajado sus tipos de interés, parece que no quieren que su moneda caiga demasiado. Si bien se prevé que acaben cediendo.

Para saber más, el analista de Forbes Jesse Colombo ya hizo en 2013 un profundo análisis de la situación crediticia en Tailandia. Y del por qué puede estar asomándose al abismo.

 

¿Se puede repetir la crisis de 1997?

 

Sathorn crisis

Para muchos, el escenario actual es similar al de 1997, cuando se produjo la crisis de los tigres asiáticos. En aquel momento, se compraban y vendían condominios a toda máquina y se veían más Ferrari en las calles que nunca. Más o menos lo que ocurre ahora.

Lo que ha levantado -nuevamente- el temor a una crisis similar es precisamente el valor del dólar. Cuando la moneda estadounidense cae, la liquidez aflora en los mercados emergentes. Pero cuando sube como está ocurriendo ahora, se produce el efecto contrario. Que las entradas de capital a las que en Asia son adictos desaparecen.

La parte positiva es que la Asia de hoy nada tiene que ver con la de hace dos décadas. Toda la región ha dado un salto cualitativo enorme. Además, desde la crisis de los tigres que se intenta diversificar la deuda en varias monedas, aunque en Tailandia siempre se ha apostado notoriamente por el dólar.

Influirá notablemente lo que pueda pasar con el sector inmobiliario, cuya burbuja se encuentra a final de ciclo. Ya lo expliqué aquí.

De cara a la exportación, de momento el asunto se complica para quienes venden en el extranjero. Con el baht tan elevado, no será fácil competir con otros mercados. Precisamente, el sector industrial hace presión al Gobierno y avisa que con una tasa de crecimiento como la del pasado año, del 0,7%, necesitan de una moneda más débil que permita pelear en el extranjero.

Y también sufren otros sectores como la industria tecnológica. Ayer apareció un reportaje de Reuters explicando cómo las manufacturas de LG o Samsung se mudan a Vietnam, ya que los precios de mano de obra son mucho más baratos. En la fabricación de discos duros, Siam sigue siendo el segundo país en volumen. Pero con el auge de la tecnología SSD, que no se fabrica aquí, pueden ver una fecha de caducidad a ese negocio.

El turismo seguro que no salvará los muebles. Se han disparado en el pie en demasiadas ocasiones los gobiernos tailandeses de cara al público occidental, aunque las cifras de llegadas están en aumento. Claro, los turistas chinos suplen la falta de farangs. Aun así, el turismo no es mucho más de una parte muy minoritaria del PIB de Tailandia, pese a que muchos piensen que es el sector mayoritario.

El panorama no es el más halagüeño. Y pronosticar es difícil, sólo hay que leer los artículos que he ido enlazando en este sencillo pulso a la economía tailandesa a día de hoy. Pero da la impresión de que va a haber un derrumbe considerable. La construcción al límite, la deuda desbocada y la falta de industria de valor añadido, junto a un baht extremadamente fuerte, pueden ser los causantes. ¿Ocurrirá? Ya veremos. Más de uno así lo desea, a ver si por fin el cambio con el euro vuelve a la barrera de los 40 bahts.

¿Te ha gustado?

También te puede interesar...

14 comentarios

  1. La crisis esta garantizada, pero las burbujas tienden a durar mas de lo que nadie se espera, no apuestes a que explota ya mismo!

    El efecto globalizacion es muy fuerte, tampoco creo que el impacto sea tan grande como ya lo fue anteriormente…

    La burbuja inmobiliaria de Vietnam, exploto hace un par de años verdad?

  2. Cierto, no creo que el golpe sea tan duro como en 1997. El mundo ha cambiado demasiado y además esta parte del mundo está más preparada.
    ¿Cuándo va a explotar la burbuja? A saber, imagino que es lo que comentas, duran más de lo que nos imaginamos. El mismo artículo de Forbes de 2013, con todos los datos a mano, vaticinaba que el golpe era inminente, además de las voces que avisaban 2014 sería el año que el mercado inmobiliario de Tailandia caería. Sin embargo, lo que se ha visto es que la demanda ha bajado, pero los precios siguen hacia arriba.

    El caso de Vietnam no lo conozco mucho, la verdad. Pero creo que los precios estaban congelados desde hacía varios años, los condos salen muy caros para los locales y no pueden comprarlos. Luego me miro ese informe de Price, gracias por enlazarlo 😉

  3. brain dice:

    Lo que sucede a nivel de mercados ahora es que esta todo patas arriba. El sistema no se sostiene y ademas ahora hay una guerra por devaluar monedas. Incluso la FED esta retrasando la subida de intereses para no catapultar mas el dolar.

    Respecto a la burbuja inmobiliaria, es el menor de los problemas alli… Desde luego lo que va a reventar es a nivel mundial unas cuantas burbujas. Y ya veremos a donde va el mundo despues de eso :S

    • Sí que es cierto que la Reserva Federal parece tomárselo con calma en subir el tipo de interés, más de uno lo esperaba la pasada semana y lo retrasó. Pero la burbuja inmobiliaria aquí es algo real y que pinta mal. Lo que pasa es que, claro, también está el exceso de deuda, el altísimo porcentaje de inversión extranjera, los problemas con la producción de arroz y, sobre todo la corrupción. Además, claro, de la inestabilidad política que se aviva de vez en cuando.

  4. Miguel dice:

    Muy buen análisis Luis. El agotamiento de los recursos energéticos globales y el encarecimiento de la extracción de combustibles fósiles también creo que son responsables en parte de lo que puede ocurrir en el sudeste asiático a corto plazo. Tailandia Malasia o Indonesia son casos perfectos, tienen petroleo, incluso en el caso de Tailandia producen más que hace 10 años, pero consumen cada vez más petroleo y gas, la demanda per capita se ha disparado, luego cada vez son más dependientes de terceros países y de una energía barata que muy posiblemente ya no volverá. Los Tais son conscientes de su dependencia energética, por eso están liados con el programa nuclear, aunque veremos como acaba eso.

    • Totalmente, Miguel, hay un exceso en el consumo de petróleo, si bien la situación actual del crudo no les ha afectado en exceso. Sobre todo si se compara con su vecino del sur. Malasia, por ejemplo, está muy damnificada con el recorte de precios. Aquí, fuentes internas de PTT me confirmaron que, pese a que el nuevo escenario energético les afecta, tienen margen para bajar los precios hasta un 30% y seguir dando beneficios. Pero, claro, eso mientras sigan pudiendo ofrecer gasolina y gas barato.

      Toda energía aquí es muy barata porque se extrae con facilidad y su precio ha favorecido un crecimiento fuerte. El problema será, como dices, cuando empiece a escasear. También han empezado a interesarse por las energías verdes, pero no lo ven claro y dependen enormemente de los combustibles fósiles. Veremos qué pasa; de momento, en Malasia lo están notando y mucho.

  5. juan dice:

    Hay sitio para otro español mas, que va alli a buscarse un poco la vida y disfrutar?

  6. Aaron dice:

    con una tasa de crecimiento como la del pasado año, del 0,7%, necesitan de una moneda más débil que permita pelear en el extranjero. Realmente esa es una verdad. Me pregunto que pasaría si China no vende productos a precios accesibles al extranjero. Es una crisis total, los paises donde viven demasiadas persona no tienen muchas alternativas que poner sus productos y servicios a costos accesibles para poder generar ingresos y mejorar la economía. Mierda el sistema de tarjetas de crédito, creo que es el sistema mas fácil de endeudamiento. Nunca he creido en ese sistema, siembargo creo que puede sacar de apuros si uno vive en el extranjero.

  7. Aaron dice:

    Bueno espero exista algo de crisis cuando vaya por alla, asi mi dinero tiene mas valor y comprar un condominio. jjjeje

  1. 12 septiembre, 2015

    […] principios de año, el Gobierno militar aún se pensaba dos veces lo de devaluar su moneda. El país está terriblemente endeudado y ha de devolver esos préstamos en dólares. Pero el histerismo ante la caída de las exportaciones hizo que se empezase a devaluar el baht. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *