Khaosan Road, ¿divertido desenfreno o pasión por Benidorm?

Khaosan Road Khao San

Khaosan Road es pinchitos de pollo a la brasa a las tantas de la madrugada. Masajes baratos al aire libre y tipos en bañador que meten sus pies en unos barreños de agua con peces que, dicen, comen las impurezas de la piel. Cerveza embotellada, de barril y en latas que salen de cualquier 7 Eleven. Y licores baratos que se sirven en cubos de plástico como los que llevabas de niño para hacer castillos en la playa.

También es ropa barata  como la que se enfundan los europeos sin camiseta que derraman botellas de whisky tailandés por sus cabezas. Y sobre todo es fiesta, mucha fiesta, como la hay en los tugurios de la costa catalana que atraen a ingleses vestidos de flamencas con gorros mexicanos. Todo eso y mucho más es Khaosan Road. Y a quién le importa que no sea la Tailandia real mientras el alcohol siga siendo barato.

Mi idilio con Khaosan -también escrita como Khao San- es como el de esos romances imposibles a toda pastilla. Mis primeros días en Bangkok fueron fascinantes allí, cogiendo un taxi cada noche hacia la calle más mochilera del mundo. En una semana se esfumó la magia y, a partir de entonces, empecé a odiar el lugar. Durante un año me pareció detestable. Pero igual que ese amorío que se quemó a toda mecha a causa de tanto fuego, cuando me reencontré con Khaosan volví a apasionarme.

Y, desde entonces, es visita obligada cada cierto tiempo. Durante la última semana, más de uno me ha preguntado si merece la pena pasar por Khaosan y buscarse un techo allí de vacaciones. Hay gente que ama esta zona de Bangkok y otros que la detestan. Entiendo ambas posturas, pero si bien cuesta encontrar un punto medio, Khaosan Road tiene mucho que ofrecer incluso a los que vivimos aquí. Y sin embargo, nunca recomendaría no salir de allí como la mayoría de los mochileros hacen.

 

Un Lloret de Mar sin playa

 

Amo Khaosan Road

Khaosan es muy comparable a los destinos turísticos baratos del Mediterráneo. Con sus clásicas estampas.

Lo reconozco, perder los papeles cualquier noche en Khaosan es algo que me resulta atractivo. Pero es normal en mi caso. Yo he pasado varios veranos de mi vida encerrado en Salou y de visita por Lloret de Mar y Platja d’Aro, todas ellas localizaciones de playa en la costa catalana donde sólo hay alcohol barato para extranjeros en chanclas y rosados por el sol. Para bien y para mal, Khaosan Road es más o menos lo mismo.

Si bien es un lugar divertido y curioso, quedarse con la idea de que Khaosan representa a Bangkok es un error de cálculo tremendo. Sería similar a pensar que Lloret de Mar o Benidorm son un reflejo de España, si bien es así para miles de visitantes europeos. Para vivir Bangkok, la verdadera Bangkok, instalarse en Khaosan puede ser un error. Allí sólo se puede vivir la experiencia Khaosan que, ojo, también merece la pena. Pero de otra forma.

Por no representar a la verdadera capital de Tailandia -mucho menos al país-, Khaosan Road no está ni siquiera en el centro de la ciudad, aunque muchos turistas con guías azules bajo el brazo piensen eso. La calle mochilera está muy a las afueras, donde no llega el tren aéreo ni el metro. ¿Y qué hace ahí? Pues porque al lado está el Palacio Real y los templos que esos libros que llevan los mochileros dicen ser lo básico de la ciudad. Sería como en Madrid instalarse al lado de El Escorial, pensando que el Madrid de verdad es un conjunto arquitectónico del pasado.

Comida en Khaosan Road

La comida callejera en Khaosan sabe a plástico, pero cuando salgas de cualquier garito de noche te pararás en todos los carritos como un glotón.

Asimismo, tampoco es barato Khaosan. Aunque se diga siempre lo contrario. Los hoteles de la zona dejan mucho que desear y sólo son baratos sobre el papel. Y en los que valen cinco euros te dan lo que pagas. Hay opciones en la ciudad mucho más elegantes y a buenísimo precio justo delante del metro y también a cinco minutos del tren aéreo. Los restaurantes para mochileros son caros y de pobre calidad, sin contar que, tan lejos del centro todo es muy caro. Eso sí, los fideos de calle son baratos, pero lucen muy extraños.

No vayas a pensar que lo normal entre tailandeses es comer insectos o llevar trenzas porque sea el pan de cada día en Khaosan. No es para nada recriminable querer pasar unos días en el barrio mochilero, pero quizás sí pensar que eso es Bangkok. Sabiendo que es un punto de encuentro de mochileros y que eso es lo que encontrarás, todo está bien.  También en Khaosan Road puedes toparte con conversaciones muy interesantes, no sólo pasan por ahí europeos borrachos en bañador y sin camiseta. Hay de todo como en la Viña del Señor.

¿Qué tiene Khaosan que enamore? La fiesta y el ambiente playero -sin playa- que se respira. Muchas veces se dice que Khaosan Road es el más salvaje guetto mochilero del mundo. Y no les falta razón, ya que no hay un lugar igual. Sus versiones edulcoradas en Kuala Lumpur o Ho Chi Minh no están a la altura. Khaosan está más pasado de vueltas que el ciclomotor macarrónico de un bakala de extrarradio.

Si te gustan las noches salvajes, cálzate algo cómodo, viste en camiseta y pide un cubo de alcohol local y Red Bull en Khaosan. Merece la pena.

 

La noche en el ‘guetto’ mochilero

 

Chicas en Khaosan Road

Una escena muy común en Khaosan Road.

En mi opinión, las horas de sol en Khaosan Road son una total pérdida de tiempo. Eso no es el Bangkok real, todo es más sucio, está incomunicado y los precios son caros. Lo realmente interesante es cuando empieza a caer el sol.

Al oscurecer, los bares empiezan a sacar sus mesas fuera, las terrazas se llenan de gente bebiendo cerveza en torres de cristal y en todo el lugar se concentran los más variopintos -y rocambolescos- servicios que un turista se pueda encontrar. Mercadillos de ropa de cuestionable calidad y estrambótico gusto, tenderetes con insectos fritos para hacerse fotos, masajes turbios al aire libre y miles de turistas con ganas de buscar su felicidad en destilados de alta gradación.

Si ese es tu plan y no te molestan los turistas de playa barata, será tu noche. Piensa que la mayoría de transeúntes son extranjeros de paso, si bien nunca entenderé por qué visten en bañador como si estuviesen en la playa. Lloret de Mar queda muy lejos, pero las viejas costumbres del turista sajón se mantienen allá donde la cerveza sea más barata que en los confines de su Majestad la Reina.

Un primer contacto con la noche de Khaosan Road puede hacerse en cualquiera de las terrazas que tengan música y ofrezcan buckets, los conocidos cubos de la playa. El más barato y emblema nacional de la calle mochilera es mezclar media botella de Sang Som, ron tailandés barato, con Coca Cola y Red Bull local. Un par de esos cubos te garantizan un globo similar al de los europeos que se tiran la cerveza por la cabeza y asegura una resaca colosal. Pero también una noche a recordar. Si eres capaz de hacer memoria, claro.

Golf Bar en Khaosan

Golf Bar y su popular eslogan de no importar la edad de sus clientes es un clásico incombustible.

Yo soy de los que pasan la noche en estas terrazas, bebiendo el insufrible y a la vez adorado Sang Som en cubos, hasta que llega la hora de entrar a algún garito. Hay otro tipo de locales con música en directo y mucho más tranquilos en Khaosan Road. Simplemente, no es lo que voy a buscar yo cuando estoy por ahí. Tras las terrazas, lo que recomiendo es entrar a algún antro entre las 22 y las 23 horas.

Existen varias discotecas y, aunque muchos lo desconozcan, algunas para clientela tailandesa. Empezando por aquí, el club más conocido para locales es Molly 31. Tiene botellas y mesas, como gusta en Bangkok a la clientela local, y música tailandesa en directo. Si quieres vivir una experiencia del país, este es el lugar, entre la calle central y soi Rambuttri.

Luego hay varias opciones como Lava, un club que ha caído en desgracia con tanta meretriz pululando, o la terraza de Gazebo. Pero nada comparable al popular The Club, la discoteca por excelencia de Khaosan Road. La más conocida y céntrica, con un enorme letrero de neón indicando la entrada.

The Club es un antro pequeño y mucho peor cuidado que cualquier discoteca tailandesa, pero es divertido. La música tiene calidad si te gusta la electrónica y su clientela mezcla mayoritariamente a turistas con un buen puñado de tailandeses. Es fácil entablar conversación con los locales en este club -al fin y al cabo ellos están de invitados-, pero recuerda que muchas señoritas que fuman y arañas de incógnito se camuflan entre la clientela.

Ciertamente, The Club ha perdido algo de popularidad desde que empezaron a cobrar entrada. Algo muy razonable, teniendo en cuenta que sólo piden tres euros y dan una bebida. Pero eso a muchos mochileros les enfada al no poder emborracharse de barato con cervezas de 7 Eleven para luego entrar bolinga al garito sin pedir una mísera copa. Sin embargo, The Club en Khaosan sigue siendo el lugar predilecto.

Las discotecas de Khaosan Road cierran alrededor de las 3 de la madrugada. Luego, hay que buscar otras alternativas. Siempre queda lo de pararse en cada puesto de comida a degustar los platos de la calle. Eso garantiza tanto un ebrio placer instantáneo como un terrible dolor de estómago al día siguiente, a combinar con la cabeza dando vueltas a causa del ron mezclado con Red Bull.

 

Pros y contras de Khaosan Road

 

Sobre estas líneas podéis ver un vídeo que grabé el segundo fin de semana que sufríamos toque de queda por las noches. En Khaosan, obviamente, no hubo persecución ninguna y preguntando a los restaurantes y bares abiertos las 24 horas me dijeron que “no habían cerrado ningún día” durante el toque de queda. Esa es una de las ventajas de disfrutar en Khaosan Road. Que va por libre.

Vamos a dejar un listado rápido de pros y contras del mayor guetto mochilero del mundo.

¡Nos encanta este lugar!

  • Khaosan Road tiene fiesta de lunes a domingo pase lo que pase. Los mochileros del lugar están de vacaciones y muy pocos días, así que siempre hay ambiente.
  • La bebida es barata, si bien lo pagas en dolores de cabeza. Pero el presupuesto aquí es mínimo.
  • Puedes conocer a mucha gente de cualquier sitio. Hay mucho tipo desastroso, pero también muchas historias por escuchar. Los que viajan solos siempre tienen algo que contar.
  • Si te gustan los ambientes de costa turística, Khaosan es el lugar.
  • Por supuesto, quienes deseen ligar con chicos y chicas de ojos redondos es un punto clave en Bangkok.
  • Puedes hacerte permisos de identidad falsos, carnés de periodistas o títulos universitarios. Por muy poco dinero.
  • A los mochileros les encanta. Y los templos de las guías de viaje están a tiro de piedra.
  • Y a mis amigos tailandeses también les apasiona. Pueden ligar con occidentales, cubo en mano.
  • Khaosan Road acoge uno de los mejores ambientes para disfrutar de Songkran, el fin de año mojado tailandés.

 

¡No vuelvo mas por aquí!

  • No es Bangkok. Es más, a los tailandeses no les gustan mucho los mochileros, por lo que les va genial que estén lejos sin salir de allí.
  • A la noche hay un largo paseo en taxi, durante el día es un horror moverse de Khaosan hacia cualquier lugar de la ciudad. No hay metro.
  • Demasiados timos para turistas. Intentan vender cualquier cosa a precios nunca buenos.
  • El lugar es sucio, sobre todo por los alrededores. El Bangkok moderno queda muy lejos.
  • No puedes tomar una cerveza en una terraza sin que cada cinco minutos pase un vendedor con trastos que no quieres. Como las mujeres vestidas de la Tailandia del Norte vendiendo ranas de madera o pulseras.

vendedores khaosan

A modo de conclusión, decir que Khaosan es muy divertido para pasar algunas noches memorables si bien diferentes. También como espectáculo visual. Si se sabe que es como un parque temático para turistas y mochileros, es posible disfrutarlo de verdad.

Sigo insistiendo que no salir de Khaosan Road estando de visita en Bangkok es un error. Como lo sería no pasarse por allí de vacaciones. Y a los que odiáis el lugar, ¿por qué no le dais una segunda oportunidad? Quizás os encandile como me ocurrió a mí. Es más, creo que mañana por la noche habrá que hacer una visita por la calle más salvaje de la ciudad. Con permiso de Nana, por supuesto.

¿Te ha gustado?

También te puede interesar...

10 comentarios

  1. brain dice:

    Las chicas ( foto de la cerveza grande ) son mas guapas que la mayoria que he visto en las paginas de contactos :O
    A parte de eso, me pregunto si realmente la comida es insipida por la calidad o por el exceso de alcohol de los clientes. No creo que el paladar este muy sutil tragando litros de alcohol de garrafa xD

    • Bueno, yo la comida la disfruto a las tres de la madrugada tras hacer la ruta xD. Lo que ocurre es que en los restaurantes todo es caro y occidentalizado, lo que significa quitar picante, quitar salsa de pez y otras especias, con lo que sabe a poco. No quieren que el turista se queje porque pica. Y el padthai del carrito… bueno, pues es lo que es. Calidad desde luego que no 😛

      Hasta los carritos de comida pueden servir para albergar a criminales internacionales, como el turco que huyó a Tailandia tras matar a sangre fría y se escondió vendiendo kebabs a extranjeros pasados de vueltas. Me pregunto si algún día le compré alguno yo :-O
      http://www.nationmultimedia.com/breakingnews/Turksish-national-arrested-at-Khao-San-Road-30228330.html

  2. Andrés dice:

    ¿La ropa es fea? Pues se hinchan a venderla. Tienes que entender que no todo el mundo tiene porque compartir tu estilo de vestir. Decir que la ropa es fea es un juicio de valor que insulta a todos los que les gusta ese estilo cómodo y desenfadado. Me gustaría ver tu estilo, el que se supone que hay que usar según tu, ya que cada dos por tres te veo hacer comentarios de este tipo. Sin acritud eh?

    • Tampoco es un insulto, Andrés. Cada uno viste como quiere y no pretendo decir que nadie es mejor o peor por ponerse una camisa o un chándal. Es una decisión personal y si has entendido que quiero discriminar a alguien te pido disculpas, porque no es así. Que no me gusten las camisetas de Chang o Red Bull es una cosa e insultar a alguien por algo tan estúpido por cómo viste es otra.

      PD. Si todo el mundo vistiese como yo el mundo sería muy aburrido.

  3. Aaron dice:

    Hola Luis
    que buen reportaje.
    El mochilero place, suena interesante pero creo que mantenerse en un solo lugar considero que es un error también.

    En el video sale una disco, esa es The Club?
    La escena común en Khaosan me parece divertida y que cuesta ese copon de cerveza.
    Ese San Song? por que lleva ese nombre te pone como Sanson…… jajajaj
    Cuanto grado de alcohol tendrá ese ron?
    Esa disco Molly 31 suena bien, pero cual es mejor para conocer chicas tailandesas?

    • ¡Hola Aaron!

      Pues Khaosan, con todo lo bueno y lo malo, es un lugar extremadamente divertido. Y el vídeo que sale es en The Club, sí. Gran lugar ha sido, aunque ahora mismo está peor: Cobran entrada a todo el mundo aunque compren botella, y eso deja a muchos tailandeses fuera. No les gusta que les obliguen a comprar una copa de Bacardi, licor que no es nada popular por estas tierras.

      Molly es una discoteca interesante, solo hay tailandeses. Pero para conocer muchachas allí cuesta más, será sencillo en The Club o en la misma calle. Ya lo verás cuando vengas, que estoy seguro de que lo harás 😉

      PD: El Sangsom te pone como Sansón, ciertamente, pero al día siguiente estás peor que si Dalila te hubiera afeitado la cabeza. Tiene 40 grados muy peleones, aunque está rico para su bajo precio.

  4. Aaron dice:

    coño 40 grados, de repente una copa para ver como es……… jejejej creo que me voy con el bacardi, fiesta,fiesta si, pero mejor ver bien lo que hay no vaya ser que me salga una cosa rara por allí, creo que es mejor ver bien el panorama y que los tragos entre en el cuerpo con diversión o no como un matadero de una vez. No quiero terminar en el baño bien cagado de cabeza……….jejejeje

  5. Violeta dice:

    Luis, me tope con tu página y hace ya cinco horas(!!) que estoy leyendo sin parar ya que en Enero me voy un mes al sudeste. No me gustara quedarme en Khao San Road por lo que leí en este articulo, tendrías alguna recomendación de hostel o zona para quedarme?
    Muchas gracias por todos estos artículos que vienen siendo de lo mas interesante!
    Saludos,
    Viole

  1. 6 marzo, 2015

    […] Mercadillos con los mismos gallumbos falsos y las baratijas que hay en cualquier garito del Sureste Asiático, comida bastante cara y un servicio bastante malo. Los hoteles son viejos y estrambóticos. En realidad, el barrio chino de Kuala Lumpur intenta ser un Khaosan, pero sin toda la diversión del barrio mochilero de Bangkok. […]

  2. 13 noviembre, 2015

    […] es Tailandia el mejor lugar del mapa para practicar tu inglés. Vale, en Khaosan puedes copiar el acento de ese australiano sin camiseta que vacía latas de cerveza de un trago. El […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *