Más deuda y menos cerveza

beer garden Bangkok

Cada invierno, en lugar de mercados de Navidad, tenemos los populares ‘beer garden’. Foto: Allan Wilson.

En estos países donde hace mucho calor y no se piensa con la cabeza fría, parece que lo que más queme en las manos sean las tarjetas de crédito. De eso supimos mucho en el sur de Europa en los años buenos y ahora son los tailandeses quienes se están graduando con nota. Será que nada mejor para combatir el bochorno que coches y pisos armados con aire acondicionado.

Lo dejaba claro una encuesta la pasada semana, que intentaba explicar cómo son las gentes de Bangkok. “Nos gusta vivir en un condominio nuevo, con gimnasio y piscina, cambiar de coche cada cinco años y viajar mucho al extranjero, también ir a los sitios de moda; el problema es que tenemos que pagarlo todo a crédito, demasiadas tentaciones”.

Dicen en Occidente que los veinteañeros de hoy en día ya no quieren coches, prefieren viajar en metro y así pueden chatear sin darse un trompazo. Sin embargo, en el trópico asiático lo del hombre y la máquina sigue siendo un símbolo de progreso. Así que lo primero que compran los jóvenes siameses es un coche. No hay problema con lo de chatear al volante, ya que en Bangkok se está más tiempo parado en atascos que en movimiento.

Tras ello, viene el condominio. Es preferible comer sardinas enlatadas con arroz casi a diario si así puede pagarse un coche y una casa a plazos. O hacer malabares para vivir en un condominio de moda. Si compartes un piso de 35 metros cuadrados en una zona de moda con otras dos personas, aún puedes decir que vives en un condo de lujo.

Ante semejante adicción al crédito, la deuda personal de los tailandeses es de las más elevadas del mundo.No es de extrañar que ahora sean unos cuantos quienes empiecen a alzar la voz contra ello. Y es la alegría endeudadora tiene algunas consecuencias inesperadas.

Ahora dicen que se vende menos cerveza porque no hay dinero con tanto préstamo.

Puede que suene a guasa, pero tiene su miga. Cuando la gente de la calle tiene menos dinero en la cartera se piensa dos veces lo de darse homenajes.

Beer Garden Singha

Singha le echa la culpa a la deuda de sus números justitos. Foto: Brian Spencer.

Los muchachos que fabrican Singha han culpado al endeudamiento de los tailandeses para justificar el estancamiento de las ventas de cerveza. Si bien es cierto que los bienes de consumo venden peor cuando se tiene menos para gastar, relacionar el consumo de cerveza con la falta de efectivo en el bolsillo suena a excusa.

Alguien debería decirle a los muchachos de tan popular marca -vende el 72% del zumo de cebada que se bebe en Siam- que no toda la culpa la tiene la situación económica.

Mientras en mi barrio de Barcelona se las apañaron en plena crisis con las San Miguel a un euro y la tapa gratis -todo un imposible en Cataluña- para seguir vendiendo, aquí lo de tirar por lo bajo es más difícil. El alcohol es caro y la cerveza no es la bebida más barata.

Una lata en cualquier 7 Eleven vale casi el doble que en muchos supermercados de Europa. Y además Singha subió precios y dejó de comercializar la botella de 640 mililitros para ofrecer sólo la de 500. Los tailandeses tampoco son tontos y esos 140 mililitros los tienen en cuenta.

Aun así, los muchachos de Singha han abierto un debate importante. Los tailandeses tienen menos dinero en el bolsillo. Y es que, si bien muchos siguen sin querer verlo, Tailandia ya no es un país tan barato.

 

El precio del progreso

 

Central Embassy

Allí donde ahora está Central Embassy, uno de los nuevos centros comerciales de lujo en Bangkok, antes se extendía uno de los pocos jardines que quedaban en la ciudad. ¿Quién quiere fotosíntesis cuando puedes tener aire acondicionado?

Bangkok es una ciudad de la que si te alejas uno o dos años, al volver la ves completamente transformada. Nuevas torres de acero, centros comerciales, condominios y lujo. Mientras, los mercados de barrio se van al garete. Y eso se nota en el bolsillo.

Mientras los apartamentos desaparecen y todo son condominios nuevos, los alquileres se disparan a la velocidad que lo hacen los precios de la vivienda. Se crean nuevas necesidades más caras que las clases medias de la ciudad sólo pueden asumir pidiendo más deuda.

Si bien hoy no es el día de hablar de ello y es un tema pendiente, la vida en la capital se está volviendo cada vez más dura. Para todo el mundo. Estos son algunos de los motivos:

  • La masificación es total. Las nuevas torres de condominios han provocado que cada vez haya más gente en los mismos sitios. Existen zonas locales en barrios como Ratchada y On Nut donde ahora es difícil caminar. Las nuevas edificaciones han atraído a mucha gente, pero sin que los servicios ni el transporte hayan podido asumir ese aumento de demanda.
  • El tráfico sigue empeorando. El coche sigue siendo el modo de transporte preferido para evitar el calor y sobre todo porque las líneas de metro y tren aéreo son insuficientes. Perder una hora para avanzar cinco kilómetros en el centro de Sukhumvit es normal en fin de semana y muchos días laborables.
  • Cada vez hace más calor. Cualquier centro comercial grande de Bangkok gasta más electricidad que toda la provincia de Mae Hong San para mantener los recintos helados. Eso, junto a que hay más gente y muchísimos más coches, hace que Bangkok sea más sofocante a pie de calle.
  • La burbuja inmobiliaria también infla los precios de los locales comerciales. Y mientras se cierran chiringuitos donde comer en la calle por unos pocos bahts, se fuerza a la población a gastar más en centros comerciales. En cinco años, he visto como el plato de arroz con pollo y albahaca pasaba de costar en el mismo restaurante callejero de los 40 bahts a los 60. Y eso es un incremento notable.

El poder adquisitivo de las gentes de Bangkok ha aumentado muchísimo en las últimas décadas y las clases medias se han afianzado. Pero las nuevas necesidades y el progreso realmente han hecho que la población tenga que trabajar más y endeudarse al límite.

Quizás sí que sea cierto que hay más deuda y menos cerveza. Pero sólo si consideramos como cerveza a la tranquilidad de tomarse una caña tranquilamente sin tener que pensar en facturas, obligaciones y deudas.

Que nadie se asuste. Bangkok sigue siendo una ciudad fascinante donde vivir, en la que ocurre de todo y donde se vive muy bien. Las oportunidades no afloran, pero siempre hay salidas. Eso sí, nada de chollos. El que quiera algo barato y con acción que se mueva a algún país vecino.

 

Adiós al clásico de Sukhumvit 38

 

Sukhumvit 38

Hay ejemplos que lo dicen todo. Cuando viajaba mucho por China, vi cómo los hutong desaparecían y daban paso a gigantescos edificios. Algo muy asiático en esto del progreso. En Tailandia no son menos y todo lo que es local y sencillo acaba siendo demolido.

La avenida de Sukhumvit es un ejemplo de ello. El propietario de varios centros comerciales, entre ellos Siam Paragon y Emporium, ha comprado parte de la avenida y está instalando su propia zona comercial de aire acondicionado. Por el camino han destrozado varios chiringos que me encantaban.

Ahora, se van a cargar un clásico de la Lonely Planet. No es que le tenga cariño a la biblia azul -más bien todo lo contrario-, pero el garito de puestos de comida al aire libre de Sukhumvit 38 es un clásico. Venido a menos por su popularidad en las guías de viaje igual que la champañería de Barcelona en el puerto, y sin embargo una visita obligada.

Da igual cuan popular sea. Aún faltan condominios en Sukhumvit,

Da igual cuan popular sea Sukhumvit 38. Aún faltan condominios en Sukhumvit.

¿El motivo? Van a hacer otro condominio de lujo. Que no cese la borrachera del ladrillo, caiga quien caiga. Esta zona es un clásico con más de cuatro décadas. Conocida por tailandeses y lugar de peregrinación para muchos extranjeros.

No será el primer caso del estilo ni mucho menos el último. Precisamente, el mercado de comidas y ropa de On Nut, otro de los míticos, peligra. Este Climax de comiditas -por su similitud a cualquier discoteca de arañas pero con ensaladas de papaya- se rumorea que está al borde de la desaparición.

¿Por qué? Está planteado un nuevo centro comercial. Destruir lo viejo para dar paso a lo nuevo. Más deuda para el país y menos cerveza para sus gentes. Porque les cierran los lugares donde es barata y les suben los precios. Y mientras el crédito no deje de fluir, todo estará bien.

¿Te ha gustado?

También te puede interesar...

20 comentarios

  1. brain dice:

    Vaya, llego yo y se jode el vivir por cuatro perras xD… Siempre quedara el norte del pais, no?

  2. Train dice:

    Bangkok, ningun aliciente para vivir alli creo yo…. Norte de Tailandia el plato de arroz con pollo y albahaca 30thb, 40thb con huevo. Casa con jardin 1.000.000thb, condo 30m2 600.000thb. 3 Leo 99thb, Beer buffet 199thb d 6 a 11pm. Por desgracia muchos Bangkokianos se estan dando cuenta y dicen adios a la Hiso Capital.

  3. Desde luego, Bangkok ya no es barata. Suele pasar en todas las capitales asiáticas que van hacia arriba y donde las burbujas son gigantes. Y lo del norte claro que es cierto, la vida allí es mucho más barata. ¿Mejor? Depende de lo que busques. Pero en calidad de vida seguro. Mejor clima, naturaleza, fácil para hacer deporte y sin el tráfico bochornoso de la capital. Sin embargo, a mí se me queda pequeña y Bangkok es más internacional.

    Sin embargo, también los precios suben en Chiang Mai. Lo que ocurre es que, en comparación con Bangkok, sigue siendo aún mucho más barata. Y sí, muchos que viven en la capital se están mudando allí, conozco a unos cuantos ya…

  4. iñaki dice:

    Pasa el tiempo y aun a pesar de haber viajado mucho a TH, vivido durante más de 1 año allí y conocermela bastante, se me sigue escapando casi todo sobre esta enigmatica gente… Nadie mejor que tu para ponerme esto de manifiesto. Buen articulo, como siempre, un abrazo!

  5. paqui dice:

    Me encanta, y si Chiang mai es más barato…pero el ritmo de crecimiento de los centros comerciales y los condominium es alucinante. Gracias Luis, tus post son siempre muy especiales, siempre.

  6. Sam dice:

    La subida de precios no solo afecta a la capital,zonas menos pobladas o turisticas tambien estan siendo afectadas,suelo ir al Novotel de Rayong y de 30€ este año ha subido a 55€,no es tan bestia como en BKK,donde me gustaba sentirme como un señor en el Centara Grand por 60€ pero ahora son 150 del ala por noche.
    Desde luego cada dia que pasa es mas caro comer y dormir en Thailandia.

    • Claro, la subida de precios afecta más a la capital y es donde más se nota. Pero los precios han subido en todo el país. Los hoteles internacionales, además, son bien caros. Y si hablamos de las localizaciones de playa, por 50 euros poca cosa de calidad encuentras… Tailandia sigue siendo un país más barato que España y sobre todo Europa. Pero ya no es tan barato.

  7. Asier dice:

    Hola
    Tras tu interesante reportaje sobre la posible crisis en tailandia y la previsión de que, por fin, el bath se debilite y vuelva a alcanzarse la barrera de 40 THB por euro (quizá tb por una revalorización de la moneda europea), querría saber como ves ahora la situación y cuales son tus previsiones.

    • Hola Asier. Pues es imposible predecir qué puede ocurrir con las divisas, pero lo que se está viendo ahora es que ambas monedas están cayendo.

      El baht, por fin, han empezado a devaluarlo, por mucho que les duela en el cambio con el dólar para pagar sus deudas con la banca estadounidense. El Gobierno ha recortado ya los tipos de interés dos veces. Y si en el primer recorte el baht no bajó demasiado, en el segundo sí. Y contra el dólar se ven diferencias.

      Hemos visto que el euro ha ido subiendo y ya no está en los 34,x. Pero si no llega a los 40 es porque la moneda europea está en plena devaluación. Los 65.000 millones que imprime el BCE cada mes hasta finales de año son lo que hacen que el euro siga bajando.

      Lo que estiman los analistas es que el euro baje durante todo este año, pero nunca puede asegurarse que sea así. El baht muy probablemente que irá bajando, porque además la economía de Tailandia está cada vez más comprometida. Ahora mismo han anunciado recortar salarios mínimos en 2016 y la demanda inmobiliaria empieza a estar embalsamada. Las fábricas no son competitivas y necesitan un baht flojo. Así que, el escenario posible para muchos es que el euro y el baht sigan bajando y se mantengan en los valores actuales. Entre los 37 y los 38. Pero es imposible predecir esto.

      A nivel más personal, yo lo que no haría sería cambiar euros por bahts. Porque la situación es impredecible, y además nunca sabes cuándo puede estallar un problema político aquí que afecte a su moneda. ¡Saludos!

  8. Asier dice:

    Mil gracias por la clara y exhaustiva explicación. Como periodista y expatriado en Tailandia, como tu, te tengo que reconocer que es un autentico lujazo contar contigo y con tu blog. Enhorabuena por tu trabajo y gracias otra vez. Salud!!

    • Mil gracias a ti por tu apoyo, Asier, se agradece y mucho. No conocía tu trabajo, le estoy dando un vistazo en tu web y veo que tienes fotos muy bonitas. Y que has ido a muchos sitios y te lo has currado, un archivo de más de 100.000 fotos…

      A ver si nos vemos un día por aquí, ¡abrazo!

  9. Aaron dice:

    Un gran ejemplo del por que nunca he confiado mucho en tarjetas de crédito.

  1. 12 septiembre, 2015

    […] se han multiplicado y la población tiene coches, casas de propiedad y tarjetas de crédito. Sobre todo tarjetas. Tienen unas necesidades de país desarrollado, con salarios mejores y precios elevados, pero un […]

  2. 28 noviembre, 2015

    […] Pero, ¿por qué parece de cartón piedra la recuperación económica? Básicamente, porque no contempla una solución para los problemas financieros y competitivos más graves del país. La trampa de la clase media sigue allí, con el país a medio camino entre nación desarrollada y de mano de obra barata. Y con su población terriblemente endeudada. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *