Corrupción en Tailandia, ¿negocio o estilo de vida?

Corrupción en Tailandia

Ilustración: Onan Hiroshi.

En Bangkok, lo de levantarse relajado se agradece. Hasta diría que tomárselo con calma es casi una obligación. Quizás por eso en mi barrio hay más casas de masaje que bares, y eso que se bebe mucho por aquí. Si además ese día te sientes valiente, puedes hasta coger el coche y disfrutar de los atascos de la capital.

Nada más salir de casa, a la entrada del edificio donde vivo hay un policía parando el tráfico de la congestionada avenida que pasa junto a mi casa. El sonriente agente obliga a parar a todos los sufridos conductores para que yo pueda colarme entre ellos como si fuera un marajá. Menos mal.

Desde hace un par de semanas, él está ahí cada mañana para ayudarnos a los que aquí vivimos. Antes, hacía lo contrario y nos obligaba a dar la vuelta por otra calle y perder un tiempo precioso. Pero la siempre servicial comisaría de Thong Lor, muy popular por lo atentos que son sus agentes, nos ofreció una alternativa para que el dolor mutase en dulzor. A la agencia que gestiona el condominio llegó un comunicado -escrito a mano- diciendo que si se pagaban unos 2.000 euros anuales, el agente dejaría de bloquear nuestro paso. Y que, como agradecimiento, el hombre de marrón pararía a todos los demás para que tuviésemos ese trato de favor.

Cuando estoy parado en esa misma avenida -debido a todos los agentes que paran el tráfico en muchísimos condominios para que quienes paguen bajo mano puedan incorporarse-, me acuerdo de que he de pasar la inspección del coche. Lo que sería la ITV en España, vamos. Pero ante semejante atasco creo que no me dará tiempo.

No es problema. Llamo al tipo de la aseguradora, que me comentó que puede hacer un arreglo. Por unos pocos bahts, me pasan la inspección sin tener que llevar el coche a ningún sitio. Certifican que las ruedas, el escape y demás partes están en buen estado sin siquiera haber visto el vehículo, qué comodidad.

Cuando acabo la llamada, pasan a mi lado un camión y una pick-up escupiendo humo negro a borbotones, igual que las locomotoras de carbón en las películas del oeste. Seguro que ellos también pasaron la inspección por la vía rápida. Aunque para rapidez la que exhiben al pasar por el paso de peatones a toda pastilla, sin importarles la abuela a la que casi se llevan por delante ni el niño que va de la mano de su madre. Claro, el policía que tendría que estar controlando el tráfico del único paso de cebra de la avenida está a la entrada de mi condo. Cuestión de prioridades.

Llego a mi destino. La oficina del distrito. He de firmar el libro azul del lugar donde resido, pero me he olvidado que cada trámite en Tailandia requiere de dos testigos de nacionalidad tailandesa. No se fían de la autoridad de los funcionarios. Pero no es problema, un par de billetes de cien bahts logran que aparezcan dos firmas de los supuestos testigos, a quienes ni siquiera veo.

masaje paja bangkok

Los japoneses son muy suyos. Que no les quiten el masaje con paja en este país donde la paja de pago está prohibida. Una suerte para ellos que los locales busquen rebuscadas estrategias para no hablar de tejemanejes sexuales.

Al caer la tarde me paso por mi mesita favorita a tomar una caña. El chiringo no es más que una mesita de playa y cuatro taburetes de plastico en mitad de la calle, rodeada de vendedores de Viagra falsificada y escorpiones fritos. La incombustible madame cincuentona que regenta semejante garito me ha de servir la cerveza en un vaso de plástico. Mientras apoya en una sillita su pie en el que falta un dedo que le fue amputado -nunca quise preguntar por qué-, echa pestes de los de verde.

“Hace unos días vinieron los militares y me quitaron 2.000 bahts”. Eso es mucho para la señora, quien lleva años ahí, vendiendo cervezas a las ladyboys que pasan por el lugar y a los cuatro perdidos que nos dejamos caer para escuchar sus historias. Pero, claro, en ese callejón siempre fue ilegal tener un chiringuito, no digamos ya vender alcohol. Por eso paga su impuesto en un sobre a los policías locales. Pero los de verde van por libre y también quieren lo suyo.

Mientras la madame me pregunta si merece la pena operarse de la vista, me llama un colega. Dice que ya ha cobrado el finiquito que le tenían que haber pagado hace un par de meses. Sí, en Tailandia las empresas pueden dar los cheques de liquidación cuando les dé la gana. Por eso muchos trabajadores esperan al día de cobro para abandonar un curro. Mi amigo tiene ganas de salir un rato para quemar buena parte del cheque.

Cenamos al aire libre en la popular terraza de Seenspace, donde puedes fumar shisha. Algo que también es ilegal en Bangkok, claro. Como ir sin gayumbos o la prostitución. Al salir de ahí encontrar taxi se complica, la calle está hecha unos zorros. La administración del distrito pagó una fortuna a una empresa desconocida para cambiar los adoquines, pero cuando quitaron los viejos y dejaron la calle convertida en un camino de tierra, se acabó el presupuesto. Hubo que volver a inyectar más billetes, ¿a quién se le ocurriría otorgar la concesión a la empresa del amigo? Bueno, eso pasa mucho en mi barrio también, al de Barcelona me refiero.

Acabamos la noche en Scratch Dog. Son más de las dos de la madrugada y no han cerrado el garito. Hay unos cuantos agentes junto a la puerta, eso sí, sentados en unas mesas y tomando unos refrigerios en sospechosos vasos. Vigilando que sí se incumpla el horario de cierre y que se llenen los bolsillos. En el incombustible Climax es aún más descarado. Allí hasta tienen las fotos de la policía bendiciendo el local.

Regreso a casa en taxi. El precio es irrisorio, menos que un billete de metro en Madrid. Eso sí, antes de encontrar conductor tuve que rechazar a aquellos taxistas que pasan del obligatorio taxímetro y quieren estafarme. Y mientras vuelvo, me planteo lo diferente que hubiera sido mi día si no existiera la corrupción en Tailandia. Nada de salir de mi condominio como un marqués, menos aún de arreglar papeleos cómodamente. Sin shisha al aire libre, sin fiesta hasta las tantas y también sin charla con la madame de la mesita. ¿Realmente puede funcionar este país sin trampear?

 

¿Qué sería de Tailandia sin corrupción?

 

Tim Sharky Pattaya

Tim Ward, conocido como “el chulo de Pattaya” o “el tiburoncillo”, es uno de los iconos más reconocibles de las corruptelas en tan apacible ciudad de playa. Conocido por sus trifulcas con la policía tras pagar las siempre generosas mordidas, este empleador de jóvenes damas en ese oficio prohibido en Tailandia fue antes un conocido gángster en la Costa Dorada de Australia. Era prestamista, como buen tiburón. Aquí ha encontrado su lugar.

Quizás Tailandia fuese un país muy aburrido si no existiera la corrupción. Seguramente también un lugar más seguro y próspero, pero si ciertamente se cumpliese aquello que redactan los que hacen las leyes, Siam sería un coñazo también para gran parte de los siameses. Porque las propias leyes parecen redactadas para que sea necesario incumplirlas.

Ya no solo por las estúpidas obligaciones que existen. Como que no se pueda comprar alcohol antes de unas elecciones para evitar errores con las papeletas o que en San Valentín se persiga a los jóvenes calenturientos. La legislación parece dictada para que de cara a la galería quienes mandan hagan ver que Tailandia es un país tranquilo, donde sus gentes se dedican a una religión de paz y al más anquilosado conservadurismo. Faltaría más.

Con decirlo para ellos basta. Luego, bueno, pues se arregla mirando para otro lado o pagando unos billetes aquí y allá. La policía y los de verde pueden protagonizar barbaridades sin siquiera despeinarse porque sus gentes no se van a asustar. Más bien, los siameses están acostumbrados a convivir con la corrupción desde niños. Y disfrutan practicándola, claro.

Porque en países como Japón -donde sí existe una notable corrupción política y puertas giratorias al contrario de lo que muchos comparten en redes sociales-, no se concibe que trampeen los ciudadanos comunes o los agentes policiales de menor rango. En Tailandia, en cambio, eso es deporte nacional para todo hijo de vecino. Es algo tan enquistado que hasta las mordidas se pueden pagar por transferencia bancaria.

corrupción en Tailandia gráficos

Los últimos datos de Transparency reflejan que Tailandia es un país más corrupto bajo la actual dictadura militar.

En el Reino de Siam, quienes tienen mucho dinero y matan a alguien con un coche pueden esquivar la cárcel e incluso pasar olímpicamente de los obligatorios servicios sociales. El servicio militar es forzado para un tercio de los hombres, que son escogidos entre todos los adolescentes a través de un sorteo público y limpio. Pero en este sorteo oficialmente lícito los hijos de las familias adineradas se sientan en la última fila y son los últimos en ser llamados a probar su suerte. Curiosamente, ninguno de esta fila saca la papeleta que les obliga a hacer la mili. Los últimos serán los primeros. O en este caso al revés.

Quienes no tienen dinero también hacen sus pinitos en este arte de mangonear dinero. Aligeran trámites en la administración con un puñado de bahts, testifican lo que sea si les pagan algo o se olvidan de abonar impuestos. En los pueblos del interior se las apañan para hacer del chanchullo su actividad principal.

La magnitud del trampeo en Tailandia es tal porque cualquiera puede hacer uso de ello y nadie se asombra. Según la Organización Anti Corrupción del país, el volumen económico de las mordidas sobrepasa los más de 5.000 millones de euros anuales, lo que supone un 8% de la actividad empresarial del país.

 

Corruptos sin ruborizarse

 

Saori Hara

Simulación de pintura al óleo basada en una foto de la actriz porno nipona Saori Hara, muy popular en su tierra por sus voluptuosos atributos.

Los que mandan no se cortan a la hora de chanchullear en estas tierras. El problema es que, claro, si hacen de las suyas cuando no están en casa el asunto no acaba tan bien. Como le pasó al director general del Departamento de la Propiedad Intelectual, Suphat Sanguandeekul.

Nuestro hombre estaba de visita en Japón y vio tres cuadros en su habitación de hotel que le gustaron. Entre ellos, y siempre según los medios nipones, una representación al óleo de Saori Hara, una popular actriz porno japonesa. Ni corto ni perezoso, se los llevó en la maleta como el que se lleva los botecitos de jabón. Aunque, claro, si se está al mando de la propiedad intelectual en Tailandia es normal que uno se lo pase todo por el forro. Si son calenturientas imágenes, mucho mejor.

Del escándalo nos hemos enterado porque los medios nipones publicaron su arresto y ofrecieron la noticia al público. En Tailandia, el Gobierno trató de negarlo todo, pero finalmente tuvo que sucumbir ante la evidencia. Aun así, dijeron sin ruborizarse que el buen Suphat no hizo nada malo antes de lograr que regresase a su tierra y pueda seguir persiguiendo el robo en la propiedad intelectual. Si eres el que manda en propiedad intelectual lo de robar es una falta sin importancia, parece.

Esta falta de vergüenza es habitual, sobre todo ante los casos de corrupción en Tailandia protagonizados por entidades de renombre. Uno de los casos más recientes fue el de Thai Airways y Rolls-Royce, pero son más divertidos los que protagonizan los que mandan. Hasta el anterior gobernador de Bangkok tuvo que abandonar su puesto tras ocho años de corruptelas.

Un ejemplo reciente es que se ha desvelado que el jefe de la policía metropolitana -y que tiene importante poder legislativo- recibe cada mes 50.000 bahts de la empresa Thaibev, la mayor productora de bebidas del país y propietaria de Chang. El Gobierno ha dicho que el capo policial está en su derecho de estar en nómina del gigante cervecero, que no hay conflicto de intereses. Claro, por eso cuando alguien trata de elaborar bebidas alcóholicas de manera artesanal lo meten en la cárcel, no vaya a ser que los emprendedores tailandeses puedan robarles algunas ventas a los grandes fabricantes.

Ante este panorama, es normal que el primer ministro no electo, Prayuth Chan-ocha, quite hierro a que durante su mandato la corrupción haya escalado. En el ránking que elabora Transparencia Internacional se muestra que en el mundo hay un centenar de naciones menos corruptas que Tailandia. El general que lideró el golpe de Estado de 2014 dice que esto es normal, porque hay muchos países en el mundo. Sin ruborizarse nuevamente.

 

Corrupción en Tailandia, ¿freno al progreso?

 

Corea del sur Tailandia PIB

Tailandia y Corea del Sur, con permiso de Taiwán, eran las grandes esperanzas de Asia hace 40 años en la carrera del desarrollo. Aupadas por el capital estadounidense y sobradas en recursos, se deseaba que ambas naciones fueran potencias de primer mundo para este siglo. Corea del Sur apostó por un nuevo modelo educativo y por combatir la corrupción, además de abrirse a la democracia. Tailandia se centró en las doctrinas monárquicas, la religión y el aposentamiento del poder militar. Si bien Corea del Sur es un país muy cuestionable en algunos aspectos y la vida es más sencilla y dulce en Tailandia, las cifras del desarrollo en forma de PIB nominal ahí están.

Como he comentado antes, personalmente opino que si Tailandia eliminase toda su corrupción y realmente cumpliese todo aquello que legisla sería un país muy aburrido. Sin corrupción se perdería la esencia de calle en el país y también sus libertades y libertinajes. Pero las culpas de todo esto cargan, a mi parecer, en la draconiana legislación del país.

Si la corrupción no existiera ya no habrían más neones en Tailandia, tampoco salidas nocturnas más allá de las 2 de la madrugada y por supuesto los siameses se quedarían sin casas de baño masaje o karaokes sospechosos. Tampoco veríamos las siempre curiosas situaciones siamesas que se dan en cada esquina y estaríamos irritados de lo lento que funcionaría todo al no poder agilizarse mordidas mediante. Todo esto podría arreglarse mediante unas normativas diferentes, pero prefieren seguir arreglando todo bajo mano.

En cambio, sin corrupción también habría más justicia. No se darían casos en los que una profesora es acusada de matar a alguien con su coche cuando ella estaba en la otra punta del lugar donde sucedió el accidente y los testigos certificaron que fue un hombre. Solo porque, dicen los abogados que han reabierto el caso, a la policía le iba bien cargarle el muerto a ella y cerrar el asunto de cualquier manera.

Tampoco veríamos aberraciones como las autoescuelas que aseguran que tras el mínimo de prácticas el carnet está garantizado, se aprueba o se suspenda. Menos aún aquellas que simplemente ofrecen licencias de conducción a cambio de unos cientos de bahts en las zonas rurales del país. Sin entrar en más detalles sobre esta lacra, el mes pasado ya hablamos de lo dañino que es dejar en manos de las corruptelas la situación del tráfico en Tailandia. Porque no es solo que unos se enriquezcan sin merecerlo, es que para que ellos se llenen los bolsillos las carreteras se llenan de desalmados.

¿Quién sabe? Quizás sin la corrupción nunca volvería a montarme en la moto con un policía para que me llevase de paseo. O no me sorprendería gratamente cuando un agente me pone una multa que me merezco sin pedirme una mordida. Hay sonrisas y momentos divertidos que perdería si las mordidas desapareciesen. ¿Se pueden parar las corruptelas en un país que funciona despreocupado y pensando solo en el día a día? ¿Se convertiría en un sitio más gris y aburrido con algo más de control?

Quizás. Pero si bien muchos son los que quieren que la corrupción en Tailandia nunca cese para que este país siga sin desarrollarse, por el bien de sus gentes yo opino que sería positivo que el país se tomase en serio lo de dejar de trampear. O al menos intentarlo. Siam es sin duda un lugar fantástico y seguiría siéndolo con muchos menos chanchullos.

GD Star Rating
loading...

También te puede interesar...

16 comentarios

  1. Oswaldo dice:

    ¡Que gran reportaje Luis!, pensar que Tailandia tiene sus problemas con la corrupción y aún así a la gente le sigue pareciendo de lo más normal, supongo que es por la vibra que transmite el propio país, relajación absoluta y salir de los problemas en un tras!, tengo una duda, ¿con los trabajos u oficios también hay trampas?, ¿Que me dices de los extranjeros, no se salvan de las trampas al trabajar?, ¿O simplemente se siguen las normas al pie de la letra? Es una duda interesante ya que me interesa mucho ese país para vivir tal vez a largo plazo y quiero informame sobre tomar un trabajo referente a mi pasión, la actuación, me atraen mucho los lakorn pero no he visto muchos extranjeros interpretando un papel importante, solo de relleno o extras, ¿con las trampas es que llegan lejos?, ¿o, simplemente las empresas no prefieren extranjeros para interpretar papeles siameses?, un saludo desde Venezuela Luis y espero conocerte algún día, que tus reportajes son de lo mejor!. :)

    • Hola Oswaldo. Pues, para ser actor o modelo aquí es realmente complicado por las durísimas leyes de inmigración, pensadas para favorecer a los tailandeses. ¿Hay actores extranjeros en los lakorn? Por supuesto, pero no suelen tener permisos de trabajo. Otra vez, debido a lo difícil que lo pone la legalidad, este tipo de actividades se suelen hacer bajo manga.

      Los trabajos mejor remunerados y más importantes son totalmente legales y tienen permisos, por supuesto. Pero hay muchos extranjeros trabajando sin permisos, con visados de estudiante o de turista o de cualquier manera. En este caso, la legislación tailandesa es muy estricta y restrictiva, ya que no quieren extranjeros trabajando. Y las empresas que no pueden permitirse el gasto burocrático de un extranjero o incumplen y se la juegan o se quedan sin el de fuera.

      Donde la corrupción es más sucia y repugnante es en el caso de los trabajadores extranjeros ilegales de países pobres como Birmania o Camboya, muchos de ellos esclavizados por salarios totalmente ilegales en condiciones infrahumanas. Por eso Tailandia está en la lista negra de países que hacen uso de la esclavitud laboral. Y ahí las corruptelas de los agentes y de muchos policías que cobran fortunas bajo mano son los mayores responsables, junto a los empleadores que se aprovechan de ello.

      ¡Saludos!

      • Oswaldo dice:

        Interesante!… :o

        Supongo que toda acción lleva sus sacrificios, pienso viajar a Tailandia, a ver que tal se daría todo, si como dices tu las empresas grandes relacionadas a la actuación no pueden brindarme asilo con una visa trabajadora, supongo que tocaría trabajar bajo manga aunque no entienda ese refrán de bajo manga. :)

        ¡Un saludo nuevamente Luis!.

  2. Jaume dice:

    Luis gracias..por iluminarnos otra vez…genial reportaje.

  3. Antonio dice:

    Bravo, uno de tus mejores artículos.

  4. ¡Espectacular artículo! Había ganas ya de leerte de nuevo, pero la espera ha merecido la pena; has vuelto por todo lo alto. :D

  5. Aaron dice:

    Corrupción en Siam, Negocio o estilo de vida? Luis tremendo titulo para analizarlo, en realidad siento que mi conciencia pertenece a este lugar. No soy corrupto y ni creo que todos los tailandeses lo sean pues de lo contrario no existieran grandes masas de manifestantes en las calles de Tailandia protestando cuando no están de acuerdo en algo.

    Siempre he pensado que el corrupto es el gobierno y eso no es solo Tailandia son todos los gobiernos.

    La diferencia seria corrupción dañina o negocio mutuo acuerdo. Así lo veo en todos lados. En muchos casos existe algo de ambos.

    El gobierno tailandés es como una mafia italiana y a veces me recuerda la película de Goodfellas. Por lo tanto nos vamos a Sicilia y por allá nos encontraremos a los putos mafiosos también y muchos otros gobiernos es lo mismo.

    Coño pero que carajos haríamos si no hay un puto massage testicles ? Que ni hay por aquí? Que haría si no existe algo así como esto, creo que ni me puedo transformar por que no escribiría aquí no se si será un puto fantasma budista o que pero de seguro no me transformaría para escribir aquí por que aquí no hay nada casi nada que transformar en este puto país.

    Lo que me causo una gran carcajada de la puta madre es el relato de los cuadros de la japonesa…….jajajajaja coñazo que japonesa mas re buenona que ese estaba pensando en el pajonazo que se iba hacer cuando llegaba a Bangkok o quien sabes que historia iba a contar cuando llegaba a Bangkok con el cuadro de seguro le dirá a sus colegas que se la encontró en el hotel y que se fueron al bar y después Bangkok del bueno y por allí quedo tan enamorada que le regalo el cuadro.

    San valentin eso mejor se le dejo a batman por que prefiero una canción de ben stiller para ese día que dice love stinks………… jejeje

    Bueno ese cervecero si que le fue mal pero es que en cualquier puto país te van pedir permisos ese no se que pensaba siendo un tailandés. Pero hermanazo aquí te aseguro que si hay un puesto de comidas y bebidas si pasa la poli y hace revisión le aseguro que es un mierdero también si no se tiene los permisos.

    Que problema ese del Thai Airways y Rolls Royce aquí si estamos hablando de un gran problema de 2 compañías internacionales este es un problema que tiene varios años sin resolverse. Creo que lo único es llegar a un mutuo acuerdo.

    El gangster Australiano Prestamista lo tiene bien claro, le encantan Tailandia y no le importa pagar las mordidas, será que no hay mucha satisfacción en su país, como muchas veces me lo he pensado del mío. Al menos este tipo es sabio si sabe escoger un país de placer por que coño hermano hay que saber las 4 nobles verdades del budismo de que en este puto mundo es un gran sufrimiento y con atención consciente se sabe uno adonde ir para ver si llegamos a la ultima etapa.

    Casualmente me encontré con una noticia de un dj Australiano que lo arrestaron en Tailandia por posesión de drogas este si es un pendejo por que parece que no es la primera vez que se mete en líos. Joder yo ni en mi país me meto los huecasos por la nariz, o otra cosa por que en esas a mi si no me agarran ni aquí ni allá. Eso es un gran mierdero ser preso en el extranjero.

    https://que-noticias.es/de-ser-un-famos-dj-a-estra-preso-de-por-vida-en-la-prision-llamada-big-tiger/

    Que tu opinas de este caso?

    Al final me quedo con la grafica de Corea y Tailandia y lo que dice me parece bastante realista con una cultura sencilla y dulce en Tailandia. Sera por que el monje budista pasa por la casa a pedirte algo de comer y el creyente espera al monje para darle algo de comer, no se si esto ayudara al ciudadano a ser mas sencillo y alegre pero de seguro promueve un valor de abrir el corazón y dar. Así mismo creo que el credo ayuda en esto de la sencillez ya que para el tailandés es casi una obligación de dar para tener méritos en la siguiente vida y una mucho mejor.

    Mierda por que hay lugares donde no se recibe ni mierda coño ! Que lo único que da ganas es de invocar a pititis para ver si te salen alas para volar.

  6. Jaime61 dice:

    Un saludo y enhorabuena como siempre, por tus artículos.

  7. Mal dice:

    Fantástico artículo!
    Me lleva ahacer una reflexión: Dónde son más felices? En Corea o en Tailandia? y dónde sale más barato ser feliz?
    A mí me ha dado siempre la impresión de que los siameses se toman la vida a cachondeo sin pagar dmasiado las consecuencias, cosa que, sin ir más lejos, en Sapein te puede costar una multa muy grande o incluso la cárcel….
    Comparemos, pues. Será preferible la vieja Europa, con su dictadura impositiva y estranguladora, a cambio de una supuesta seguridad jurídica? O nos quedamos con el caos siamés y su alegre cachondeo, pese a la poca seguridad que ofrece?
    No sé, no sé….

  8. Hola Luis y a los lectores de Bangkok: Bizarro,

    estoy totalmente de acuerdo. La corrupción es el pan de cada día en Tailandia, igual que todo el dinero que circula por debajo del tapete.

    El artículo me ha recordado a una anécdota que sucedió este pasado verano, cuando mi familia vino a visitarme a Tailandia:

    Estábamos pasando unos días fabulosos en Phuket. Después de terminar de cenar en un restaurante próximo a la playa de Patong –entretenimiento a tutiplén–, nos dirigimos de vuelta al hotel y a un familiar le entraron ganas de ir al baño.

    De echar una meada, hablando en plata.

    Como ya era un pelín tarde, en la zona únicamente quedaban los típicos bares de dudosa reputación abiertos. Y al familiar, le daba cierto apuro entrar en uno de esos locales.

    Entonces, no se le ocurrió otra brillante idea que apartarse y mear en un rincón de una callejuela. Craso error.

    Cuando volvió, nos comentó que un «segurata» de un centro comercial le había obligado a pagar 1.000 baht por tal maniobra. Y le amenazó con llamar a la policía en caso de no pagar. El familiar se acojonó y le soltó el billetito de 1.000 baht sin rechistar…

    Me imagino al tipo cazando a pardillos a diario y haciéndose un buen sueldo extra. Sin la más mínima potestad para cobrar una multa. En fin…

    Así es Tailandia.

  9. Jesús dice:

    ¿Que se perderían las esencias de Tailandia si desapareciera la corrupción?

    La primera vez que visité el reino fue en 1.990, pensaba que Tailandia se convertiría en un nuevo dragón en poco tiempo. Ese año había una actividad frenética, casi 1.000 rascacielos se estaban construyendo simultáneamente en Bangkok, carreteras, autopistas, grandes centros comerciales y empezaban las obras del Sky tren. Con el paso de los años en mis visitas posteriores iba constatando que las condiciones de la plebe eran exactamente las mismas, pese al transcurrir de los años apenas se beneficiaban por el crecimiento económico.
    La corrupción ha resultado ser un instrumento muy eficaz para que los recursos económicos vayan a parar en grandes cantidades a las clases altas y el resto se reparta entre la jauría de secuaces de manera que apenas nada llegue para “la plebe” Por cierto, ya les gustaría a los pobres thais ser de verdad la plebe, el pueblo, a los que los patricios romanos dedicaban muchos de sus recursos.
    Si hablamos de las condiciones sociales, no tiene desperdicio, y el récord es el del protocolo real, es auténtica mente demencial, en presencia de su majestad uno tiene que tener un grado de inclinación servil que ni en la edad media. El anterior soberano y supongo que el actual dispone de un banco propio y todos los asesores del estado a su servicio engordando su inmensa fortuna.
    ¡Joder con las esencias de Tailandia!
    Que se reparta mejor el pastel entre todos los ciudadanos, que entre un aire fresco de libertad en ese pueblo, que se suprima tanta injusticia y sobre todo que se acabe la corrupción sempiterna, seguro que a los farangs nos iría mucho mejor y nuestros derechos se reconocerían como en cualquier país decente.

  10. mal dice:

    Pero jesús, seguro que nos subirían los precios! De los camarones, ya me entiendes…
    Por cierto, Luís, a muchos de los que te seguimos con fervor y recibimos tus artículos como maná del cielo nos sorprende gratamente encontrar tus colaboraciones en otros medios. Pero como colaboras en sitios tan variados, no es fácil seguirte.
    No nos quieres echar una mano poniendo enlaces a tus otros artículos?
    O tal vez ya hay alguna página desde donde ya lo haces?
    Un saludo!

  11. Jesús dice:

    Seguro que si, pero me temo que con ese régimen hay para rato de esencias de Tailandia y en lo que nos toca a nosotros que no tenemos culpa de su ideosincrasia, el que nos beneficiemos de algunas cosas, aunque no nos reconozcan ningún derecho, no supone más que un alivio para la gente que tiene la suerte de conocernos, porque sin nosotros todavía les iría peor si cabe.
    Aprovecho la ocasión para felicitar a Luis por sus fenomenales artículos

  12. Gracias a todos vosotros por vuestro apoyo, como siempre. Estos días estoy dedicándole menos tiempo al blog del que se merece, más que nada porque estoy enfrascado en otros proyectos como una novela. Pero esto no se quedará de lado, y de hecho acabo de publicar un tema sobre lo que está pasando estos días en Pattaya. ¡Abrazos a todos!

  13. Mal dice:

    Viva! Una novela!
    Después de “Tailandia en paños menores”, que nos dejó la boca dulce, la esperaremos con avidez!
    Vivaaaaaaaa!

  14. Xabier dice:

    El otro día leyendo las ultimas noticias de como el rico nieto del fundador de Red Bull se va librando de todos los marrones me acorde de tu articulo. Estoy por apostar que va a seguir retrasando todo hasta que se vaya de rositas. Muy triste y un buen ejemplo que Tailandia es el cortijo de unos pocos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>